Murales portátiles con técnicas milenarias

Hasta fines de septiembre puede verse Muro móvil, la propuesta artística de Analía Romero y  Nicolás Boschi, integrantes de América en colores. En ella utilizan la encáustica, el temple y el esgrafiado, procedimientos pictóricos que fueron puestos en práctica por diversas culturas, desde los antiguos egipcios a los mayas.

11 de Septiembre de 2018

¿Qué técnicas de pintura usaban los antiguos egipcios? ¿De qué manera pintaban los mayas? Muro móvil, la muestra que se inauguró el sábado 8 de septiembre y que podrá verse hasta el final de este mes, da respuestas a éstas y otras preguntas sobre técnicas milenarias.

Muro móvil forma parte del proyecto América en colores que lleva a cabo la pareja de artistas formada por Analía Romero y Nicolás Ramón Boschi.

“El proyecto América en colores arranca en 2006 –le explica a Tiempo Argentino Analía- y consiste en viajar todos los años a diferentes puntos de América. Hemos estado, en Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Uruguay, Brasil y México.. Nicolás y yo vamos registrando, pintando pequeños óleos cada pueblito que visitamos. Por supuesto, también estuvimos en diversos lugares de Argentina. Nosotros no estamos en la línea turística, sino que, al contrario, nos basamos en Rodolfo Kusch en lo que es la América Profunda. Nos interesan los pueblos chicos, el interior de cada lugar que visitamos. Eso nos permite disfrutar de los ánimos propios de cada lugar, conocer más íntimamente los espacios. De regreso de ese viaje anual vamos realizando lo que llamamos “evocaciones” que son diversas pinturas dentro de las que entran los murales y también pinturas de caballete  de mediano tamaño. Estas evocaciones las realizamos en diferentes técnicas e incorporamos todo eso que fuimos recogiendo en los lugares que visitamos y que quedó fuera del registro que realizamos en ellos que por lo general son paisajes o algún detalle especial de cada pueblo que visitamos. Así, año a año, vamos gestando muros y pinturas a partir de estos viajes.”

En la muestra que puede verse en este momento y que está integrada por 18  murales, los artistas emplean cuatro técnicas antiguas. “La primera de ellas es la encáustica -afirma Analía- y en este punto me gusta nombrar al maestro Antonio Pujía que nos las transmitió. El destino quiso que nos econtráramos y entabláramos con él una amistad muy profunda. Él nos dio a conocer la técnica y nos animó a que la investiguemos en el campo de la pintura. Siempre lo tenemos muy presente porque nos abrió un camino de investigación. Le realizamos dos homenajes, uno en el Centro Municipal de Arte y otro en Estímulo, y continuamos con la transmisión de lo nos enseñó. La técnica se fue dejando de usar pese a que es muy perdurable  y muy hermosa de trabajar. En ella se trabaja con cera de abeja fundida a la que se le incorporan  pigmentos.  La cera actúa entonces como aglutinante. También se le pueden incorporar otros tipos de cera. Es una técnica milenaria que la usaron desde los egipcios a los mayas. Se trabaja con fuego, porque es necesario fundir la cera. Cuando ésta vuelve a temperatura ambiente se solidifica y queda lista la pintura. Es muy bella de trabajar a nivel sensorial.”

Otra de las técnicas abordadas en la muestra es el temple, en que el elemento aglutinante de los pigmentos es el huevo. Fue muy utilizada en la Edad Media. “Se trabaja con mortero húmedo –explica Analía- y a medida que la pintura se va secando no queda sobre el muro, sino que pasa a formar parte de él. Esto la hace  perdurable. En cuanto el esgrafiado, es una técnica que se trabaja por capas que se fratachando,  por lo que en este caso también la pintura pasa a formar parte del muro como en la técnica anterior. Luego se va devastando, sacando las capas superficiales para que aparezca lo que está debajo. De esta forma se va logrando la imagen. Estas técnicas tan antiguas han llegado  hasta hoy intactas en su luminosidad y su perdurabilidad."

El nombre de la muestra, Muro móvil, tiene que ver con que son trabajos a gran escala que se arman y se desarman. “Fueron pensadas –explica Analía- para una arquitectura en particular como leit motiv de composición, pero son placas que se pueden trasladar en un auto, que se desarman y se vuelven a armar. Estos murales peregrinos nos da la posibilidad de instalarlos en cualquier momento y en cualquier lugar. Vale la pena visitar el edificio en que están en este momento porque es un lugar muy hermoso donde la obra se ve muy bien.

“Es muy importante la nobleza de los materiales y la perdurabilidad de los mismos para realizar una obra que nos trascienda, que llegue a próximas generaciones, de allí la importancia del mural como arte público que posibilita acercar el arte a la vida cotidiana”, señala Nicolás Ramón Boschi.

En paralelo a la muestra, el intendente de Avellaneda junto con América en Colores inauguró un mega mural en El Refugio del Arte (Wilde – Avellaneda). La obra, de 60 x 15 metros, gira en torno a la irrupción de la cultura de la Conquista sobre la simbología originaria que sigue vigente en la actualidad de toda América.

Muro Móvil se puede visitar en forma libre y gratuita en el Centro Municipal de Arte (San Martín 797, Avellaneda), Sala Violeta, de martes a sábados a partir de las 10:00 y hasta las 20.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS