"No cuenten conmigo para sembrar odio y división en la sociedad"

Ante una multitud, Sergio Maldonado volvió a reclamar justicia a "los responsables de entorpecer y encubrir" la investigación.
2 de Noviembre de 2017

Una multitud colmó la Plaza de Mayo al cumplirse tres meses de la desaparición de Santiago Maldonado en el Río Chubut, durante un operativo represivo de la Gendarmería contra militantes mapuches. Dede el palco, Sergio Maldonado, hermano mayor de Santiago, volvió a marcar los términos del reclamo que viene formulando la familia, acompañada de numerosos organismos de Derechos Humanos: “Nuestro único reclamo es justicia, ha sido saber la verdad sin especulaciones electorales como quisieron instalar”, dijo.

La concentración se realizó horas después de que el presidente Mauricio Macri sostuviera en una entrevista: “Lo de Maldonado tiene que servir para no agredirnos”. Sin nombrarlo, y luego de haber sufrido 90 días de campaña de hostigamiento por parte del Gobierno, Sergio Maldonado advirtió: “Quieren cerrar el caso. Reclamamos a quienes son los responsables de entorpecer y encubrir los detalles de su desaparición y muerte”, y dirigiéndose a la multitud que colmó holgadamente la superficie de la Plaza de Mayo y sus calles y avenidas aledañas expresó: “Gracias por venir. No cuenten conmigo para sembrar odio y división en la sociedad”.

“Acompañamos el sufrimiento de todas aquellas víctimas que han sido desaparecidas en democracia”, agregó, en alusión a quienes se encontraban junto a él en el escenario: las Madres de Plaza de Mayo - Taty Almeida de Línea Fundadora- y Estela Carloto, de Abuelas, entre otros. “Es difícil venir acá porque aún no pudimos hacer un duelo”, confesó.

“No vamos a abandonar la lucha. No vamos a parar hasta que sepamos la verdad. ¡Justicia por Santiago!”, concluyó.

Numerosas organizaciones sociales, partidos políticos de la oposición, sindicatos, agrupaciones estudiantiles y miles de ciudadanos que asistieron de manera independiente colmaron la Plaza y lograron desconcentrarse pacíficamente tan pronto como finalizó el breve mensaje de Maldonado. Hubo, como en las anteriores movilizaciones, una fuerte presencia de policías de civil, pero no se registraron actos de provocación que habilitaran la acción represiva, como ocurrió en la marcha del 1 de septiembre.

La movilización se realizó a horas de que se cumpla el plazo de 15 días estimado por el juez Gustavo Lleral para la difusión del resultado de los estudios específicos derivados de la autopsia practicada al cuerpo de Santiago, y en medio de una feroz campaña lanzada en las redes sociales desde las usinas oficialistas destinada a cuestionar el acto bajo el hashtag #YoNoVoy.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS