"No pueden decir que la CGT no los dejó gobernar"

Entrevsita a Carlos Acuña, secretario general de estacioneros. Es uno de los dirigentes que compondrán el triunvirato que liderará la CGT reunificada a partir del 22 de agosto. Dice que Macri "no necesita ni olfas ni alcahuetes".

Dirige el sindicato de estacioneros desde 2005 y comenzó su actividad laboral y sindical en los estacionamientos de coches de la Avenida 9 de Julio a mediados de la década del ‘70. Su trayectoria sindical comenzó de la mano de Ubaldini en plena dictadura militar y ahora forma parte de la CGT Azul y Blanca de Barrionuevo, facción que, hasta hace algunos días, se mostraba más cercana al gobierno de Macri. Sin embargo, Acuña es diputado por el Frente Renovador de Sergio Massa.

-¿Está asegurada la reunificación y el triunvirato?

-La gran mayoría de los secretarios generales de los tres sectores está de acuerdo con el triunvirato. Después de estar divididos tantos años es necesario recuperar la confianza. Falta un líder sindical capaz de aglutinar a los tres sectores.

-¿Va a ser de transición?

-El estatuto marca cuatro años, el mínimo es un día. Es por única vez.

-¿Es para aunar fuerzas para enfrentar el gobierno o para garantizar gobernabilidad?

-Apunta a fortalecer la defensa de los derechos de los trabajadores. El mismo gobierno potenció esa unidad. Las medidas que fueron tomadas son todas a favor de los poderes económicos.

-Barrionuevo no participó del 29 de abril e invitó a Macri a su sede… ¿Hay un cambio de posición de su sector con relación al gobierno?

-El 29 no queríamos ir al Congreso porque era apurar a los legisladores y a la Casa de Gobierno era apurar los tiempos. Decidimos hacer un acto en el monumento al trabajo para tirar algunos puntos. Pero los kirchneristas nos coparon el acto. D’Elía, Scioli. Faltaba Cristina nomás. No le íbamos a conceder a estos tipos que nos empujaran a un paro cuando hacía tres meses que se habían ido del gobierno. Entonces decidimos festejar en la avenida de Mayo.

-¿El kirchnerismo resta para enfrentar el ajuste?

-Tienen que tener prudencia y respeto. Yasky dijo que había que parar el país y después no para ni el colectivo. Se arrebatan y se montan encima de los gremios para ver que tajada política pueden sacar.

-Yasky suspendió su marcha federal del 17 de agosto en función de una acción en común. ¿Está firme o es una muestra de deseo de él?

-Es un deseo de él. No está mal. Pero primero lo que tiene que hacer es adherir su gremio a la CGT. El movimiento obrero tiene como meta dignificar la situación. Al presidente lo eligió la gente y hay que aguantarlo cuatro años.

-¿No está maduro para un paro nacional?

-Hay malestar social por el incremento de precios y por la situación de las pymes que representan el 80% de los puestos de trabajo. Lo que más nos preocupa es cómo se recupera la economía.

-¿Qué opina de lo que dijo Cristina de confluir nuevamente con el massismo?

-Son inventos para figurar en los medios. Buscan desprestigiarlo a Massa.

-Es curioso, pero el triunvirato finalmente va a tener dos referentes de Sergio Massa…

-No tiene nada que ver el movimiento obrero con lo político. La juventud de mi sindicato se referencia en distintos partidos y hay hasta apolíticos.

-Pero el movimiento obrero argentino ha formulado programas de gobierno como el de Huerta Grande…

-Perón decía que cuando los empresarios lo tiraban desde un lado él necesitaba tener a los trabajadores unidos y organizados para que lo tiren desde el otro. El gobierno es el equilibrio. Eso es lo que necesita Macri: no necesita olfas ni alcahuetes, necesita que lo ayuden diciéndole lo que está bien y lo que está mal. Eso es la CGT unificada.

-¿Eso incluye la posibilidad de un paro?

-Todo está incluido. Si la situación económica plantea que la sociedad no está de acuerdo. Lo que tenemos que hacer los dirigentes es interpretar el humor social para conducirlo. Si la gente nos dice, “déjense de joder hagan un paro” entonces hay que ponerse adelante porque si no se pone adelante la gente. Lo otro son expresiones de deseo de alguien que tiene bronca, no de alguien que conduce.

-Va a haber tres movilizaciones esta semana, la del domingo del CTEP, el martes los sectores combativos y la izquierda y el jueves ATE…

-Los muchachos de la izquierda siempre van un paso adelante protestando, porque no tienen la responsabilidad como nosotros de discutir con las cámaras, ocuparse de que no despidan a la gente. Cuando no tenés un sindicato…

-Pero hay sindicatos importantes en manos de la izquierda…

-Sí, es cierto, y yo los defiendo porque defienden valores y la dignidad de la gente. Los respeto.

-¿Cree que lo peor del ajuste ya pasó o recién empieza?

-He escuchado a Prat Gay, a Sturzenegger y a Melconian en la tele, son mediáticos y se figuran cosas que en la práctica no se realizan. Yo firmé por seis meses la paritaria porque pensé “esto no me gusta nada, estos están perdidos, ni loco firmo por un año”. No me equivoqué. Nos pedían firmar un 24% anual…. ¿y ahora?

-Ustedes firmaron por un 17%...

-Sí, pero con un adicional se va a 24 por ciento. Ahora vamos a arrancar el debate pidiendo el 42% anual. Habrá que mirar las ganancias…

-La nafta subió más que el sueldo de ustedes….

- Sacarle plata a un empresario es como sacarle una muela a un indio.

-¿Qué reclamo considera que tiene que levantar el movimiento obrero para la etapa que viene?

-Es responsabilidad de ellos. No pueden decir que la CGT no los dejó gobernar. Hicieron lo que quisieron. Se les van agotando los tiempos. Más no podemos colaborar.

-Van a devolver la plata de las Obras Sociales, ¿es motivo suficiente para postergar un plan de lucha?

-No, en lo absoluto.

-Se dice que con eso el gobierno los quiere domesticar.

-No nos domesticó Cristina sacándola, menos este devolviéndola.

-¿Qué opina de la posibilidad de ampliar el triunvirato a cuatro para incluir a alguno de los sectores que quedaron afuera?

-No hay lugar para un cuarto como secretario general. No lo veo posible. Sí podemos integrarlos al Consejo Directivo. «

Palazzo insiste con entrar a la dirección y parar

La denominada Corriente Federal de Trabajadores (CFT), encabezada por el bancario Sergio Palazzo y el gráfico Héctor Amichetti y referenciada en el MTA y los lineamientos del gobierno kirchnerista, emitió un comunicado posterior a la realización del plenario de secretarios generales del pasado viernes. El sector reivindicó el documento consensuado en el cónclave cegetista de los 157 secretarios generales titulado "De mal en peor" en el que, aseguran, se incorporaron "aspectos fundamentales" de la posición y el programa que viene esgrimiendo ese espacio desde que se comenzó a constituir. Además insistieron con el reclamo de un paro nacional y con el pedido de que la dirección colegiada integre al dirigente bancario ampliando el triunvirato a cuatro miembros. «

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS