Nueva prisión preventiva para Martínez Rojas

El líder de la patota que atacó Tiempo Argentino, además, fue embargado por mil millones de pesos. Es por la causa denominada "Mafia de los contenedores", en la que fue aceptado como arrepentido, aunque todavía no pudo comprobar sus dichos.

6 de julio de 2018

El juez en lo Penal Económico Gustavo Meirovich dictó la segunda prisión preventiva para Mariano Martínez Rojas, líder de la patota que atacó hace dos años la redacción de Tiempo Argentino y Radio América. Esta vez es en el marco de la causa denominada “Mafia de los Contenedores”, el mecanismo supuestamente ilegal utilizado por Martínez Rojas y otros cómplices para fraguar operaciones de comercio exterior como forma de violar las restricciones cambiarias de fines del anterior gobierno.

El supuesto empresario fue procesado como jefe/organizador de una asociación ilícita, y sus bienes (es una forma de decir, un formulismo judicial que en el caso parece de utópica aplicación) fueron embargados hasta cubrir la suma de mil millones de pesos.

A lo largo de 79 páginas, el juez describió toda la ingeniería desplegada por Martínez Rojas y otros ya procesados y detenidos en la maniobra. La persona que pretendió ser comprador del diario Tiempo Argentino y de Radio América pidió ser incorporado a la figura de “imputado colaborador” y fue aceptado en ese rol. No obstante ello, no parece haberse beneficiado hasta ahora, aunque todavía tiene tiempo por delante: sus supuestas confesiones deben ser corroboradas mediante pruebas fehacientes a las que él aporte datos reveladores, y en un lapso máximo de un año. Caso contrario, el acuerdo se cae y pesará sobre él una nueva causa, por falso testimonio, que podría sumar otros diez años a la eventual condena por la “asociación ilícita”.

También podés leer: El "arrepentido": ¿un recurso útil contra la impunidad o una maniobra política?

En cambio, si su aporte sirviera para escalar en las responsabilidades, entonces la pena en su contra se podría ver sensiblemente reducida.

El juez destacó que en la causa “se investigan particularmente los hechos relacionados con retiros de fondos en efectivo que se hallaban depositados en las cuentas bancarias de las empresas vinculadas a las maniobras objeto las presentes, y a partir de las cuales se realizaban giros al exterior, mediante las modalidades descriptas”.

“Los hechos aquí valorados, que se desprenden de la descripción ya efectuada, encuadrarían legalmente en la figura del art. 210 del Código Penal, puesto que se verificó la existencia de una asociación ilícita que se encontraría conformada, orquestada y liderada por Juan Mariano MARTINEZ ROJAS, como así también por Sung Ku HWANG, Sebastián Alberto CARELLO, Karina Andrea MONZON, Ignacio Javier ISHIMINE, Juan Carlos MARTINEZ, Daniel Cristian HWANG, María Luisa PAONESSA y Young Ha LEE; ello, sin dejar de lado la intervención que le habría cabido a Víctor Alejandro OLA -quien se encuentra prófugo de la justicia-. En este sentido, ha de recordarse que la existencia, funcionamiento y organización de la asociación ilícita referida ya se tuvo por acreditada por este tribunal”.

También podés leer: Dos años de impunidad por el ataque a Tiempo

“Las maniobras que se llevaron a cabo desde el seno de la organización criminal investigada estuvo destinada a cometer esta clase de ilícitos, los cuales se han configurado reiteradamente mediante la utilización de la estructura implementada por la asociación, y, a los fines de consumar las conductas de lavado de activos”, añade la resolución.

Martínez Rojas llegó detenido hace algunas semanas a la Argentina desde Estados Unidos y el juez en lo penal Luis Schelgel convirtió en primera prisión preventiva un procesamiento por haber supuestamente presentado una firma falsa de un contador en el marco de los registros contables de una de las empresas que tenía a su nombre.

Aún restan definirse las situaciones procesales en media docena de otras causas, entre ellas las que tienen que ver con el ataque a la torre de transmisión de radio América y la irrupción al mando de una patota en la redacción de Tiempo Argentino para causar destrozos destinados a impedir la salida del periódico.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual