Nunca va a haber otro igual

Por Oscar "Huevo" Sánchez - Entrenador (*)
2 de Septiembre de 2018
Manu le deja al básquet argentino el mismo legado que toda la Generación Dorada, jugadores que marcaron un antes y un después. Lo más sustancial es que deja ganas de jugar a los pibes. Los chicos hoy imitan. El mejor basquetbolista del mundo hoy es LeBron James, pero en Argentina se elige a Manu. Eso pasa por su personalidad y por el enorme legado que dejó para las futuras generaciones. Manu tuvo una conducta ejemplar para cuidar no sólo su cuerpo sino su mente. Así como imitan a las estrellas de la NBA, a Curry o Lebron, los pibes van a imitar a Manu, el mejor basquetbolista argentino de la historia, porque lo tienen más cerca. Y porque nunca va a haber otro igual: se construyó como líder desde el ejemplo. Es un líder actuando, no necesita gritar. Después de 20 años todavía no sé cuál es la mayor virtud de Manu: si la cabeza o si su habilidad. Combina cuatro cosas que no las tiene nadie: la familia que lo formó, la mentalidad, la habilidad y la competitividad. Es una base formidable que le permite lucirse. Ginóbili es como Orteguita, juega en el aire, viborea con la pelota y no sabés lo que va a hacer. «
(*) Primer entrenador de Manu
Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS