Otro balance positivo

Por Julián Iglesias, periodista
17 de Septiembre de 2016

Río 2016 se cierra como una fiesta. Luego de diez días de competencia, de barreras rotas y metas superadas, esta noche a las 20 el Estadio Olímpico será sede de la ceremonia de clausura, donde se le entregará la bandera Paralímpica a Tokio y se hará el tradicional desfile de las delegaciones. Allí, por supuesto, estará presente Argentina, que cerró ayer su participación con una nueva medalla, la quinta para el país: los Murciélagos derrotaron 1-0 a China por penales y se quedaron con el Bronce en fútbol 5. 

Además, al cierre de esta edición, Anabel Moro disputaba la final de los 50 metros libres S12. Como mínimo, Argentina igualó la cosecha que había tenido en Londres 2012. Aunque esta vez hubo un sabor más dulce porque Yanina Martínez ganó el oro en los 100 metros T36 y la bandera albiceleste volvió a estar en lo más alto del podio luego de 20 años (la última vez había sido en Atlanta 96). Las otras medallas también llegaron desde el atletismo: Hernán Urra fue plata en lanzamiento de bala F35 y Hernán Barreto, bronce en 100 y 200 metros T35. Además, Argentina consiguió 34 diplomas olímpicos. En la general, después de haberse ido desilusionada de unos Juegos Olímpicos en los que apuntaba a competirle el liderazgo a Estados Unidos y terminó por detrás de Gran Bretaña, China se reivindicó en los Paralímpicos: dominó abrumadoramente las competencias, con casi 40 medallas doradas más que el Reino Unido y más de 230 medallas en total. 

Sin embargo, la gran sorpresa la dio Ucrania, que finalizará en el podio por primera vez en la historia. Fue gracias al agua: 22 de las 38 doradas que consiguió fueron en la natación, donde sumó 21 plateadas y 22 de bronce. El éxito vino aparejado con una polémica: Maksym Krypak, que en Río sumó siete medallas (una más de las que consiguió Michael Phelps), y Denys Dubrov, ganador de otras siete, están acusados de fingir su discapacidad. Dubrov, de 27 años, compitió durante mucho tiempo en el primer nivel internacional de la natación y desde 2009 tiene en su poder el récord nacional ucraniano en los 200 metros combinados. Su carrera paralímpica empezó de un día para el otro en 2014 y son muchos quienes dudan de que tenga razones para haber sido habilitado: en julio, Ian Anderson, medallista en Londres 2012, le escribió una carta al Comité Paralímpico Internacional en la que denuncia a ambos atletas y asegura que "Dubrov está a punto de cometer el más escandaloso fraude que el Movimiento Paralímpico haya visto en su historia".

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS