Panamá Papers: una UIF a la medida de Macri, no ve delito en el accionar del presidente

En un informe que recibió el juez Casanello se asegura que “no surge elemento alguno que permita vislumbrar una hipótesis delictiva”. Los antecedentes de Mariano Federici y María Eugenia Talerico, quienes están a cargo del organismo tras la llegada del PRO al gobierno.
6 de Marzo de 2017

La Unidad de Información Financiera le entregó al juez Sebastián Casanello un informe en el que se asegura que “no surge elemento alguno que permita vislumbrar una hipótesis delictiva”. Se refiere a la denuncia pública de un pool periodístico, llamada “Panamá Papers”: en una parte de la investigación se lo vincula al presidente Mauricio Macri con una compañía offshore creada por Franco, su padre en Bahamas, que formaría parte de una red de empresas de esas características, creadas con el objetivo de blanquear dinero ilícito.

La firmas son Fleg Trading LTD; Kagemusha S.A; SIDECO Americana S.A; Macri Investments Groups; Foxchase trading S.A; Global Collection Services; y Owners Do Brasil, entre otras. El juez Casanello y el fiscal Federico Delgado solicitaron el análisis de la UIF, que con fecha 17 de febrero, emitió una declaración favorable a la defensa jurídica de Mauricio Macri, creando una situación favorable para que la Justicia exculpe al presidente y no siga con la investigación de las denuncias.

La UIF admite, sin embargo, que Mauricio Macri fue director de Kagemusha S.A, registrada en Panamá, que perteneció a Franco Macri y que en el directorio figuraban Gianfranco Macri (uno de los hermanos del mandatario); Rodrigo Arosemena (empresario con graves problemas con la Justicia panameña) y Gianfranco Benedetti (abogado abogado ya fallecido). Pero, a la vez, dictamina que esa empresa “no mantendría antecedentes criminales ni se encontraría vinculada a procesos relacionados con drogas, o criminalidad organizada, encontrándose en la lista con riesgos de ser disueltas por el no pago de sus impuestos anuales”.

La UIF suele emitir dictámenes de esta índole. Claro que en este caso el observado es el presidente de la Nación.

Y además que la Unidad de Información Financiera está a cargo de Mariano Federici y María Eugenia Talerico. No es un dato menor.

Mas aún si se tienen en consideración los datos que se revelan en el artículo de Tiempo Argentino que se reitera a continuación, que fuera publicado hace poco más de un año, el 29 de febrero de 2016, firmado por Leandro Renou:

La nueva UIF: vínculos con empresas, prestamistas y abogados del “Fino” Palacios
Por Leandro Renou
De acuerdo a documentación presentada para impugnar a la flamante conducción de la Unidad Antilavado y que hoy adquiere carácter público, María Eugenia Talerico y Mariano Federici tuvieron conexión -además del HSBC, el FMI y Más Ventas- con Mercedes Benz, Ford Motors, la consultora de Obra pública Pardo Rabello, socios de Sergio Schoklender y Jorge “Fino” Palacios.


Hace poco más de un mes, el Ministerio de Justicia de la Nación confirmó -por medio del decreto 233- las designaciones de Mariano Federici y María Eugenia Talerico al frente de la Unidad de Información Financiera (UIF). A pesar de las apelaciones de organismos técnicos que mostraban incompatibilidades para acceder al cargo, el flamante ministro del área, Germán Garavano, consideró que los argumentos de los postulantes presentados en la audiencia pública del 18 de enero eran suficientes para echar por tierra cualquier intento de vincularlos con cuestiones non sanctas. Hasta el momento, los ojos se habían posado en Talerico por su conexión directa con el asesoramiento del HSBC, y el de Federici con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y Mas Ventas, la entidad con más multas por irregularidades. Pero la relación de los letrados con sectores económicos, financieros, políticos y de empresas es bastante más amplia. E incluye a muchos de los organismos que, por ley, son sujetos obligados de información de la UIF, algunos de los cuales tienen causas abiertas que están siendo investigadas. Además, en el caso de Talerico, hay nexos fluídos con patrocinantes de Jorge “Fino” Palacios y prestamistas vinculados a Sergio Schoklender.

Tiempo accedió a detalles que fueron incluidos en la impugnación que presentó el ex titular del organismo, José Sbatella. En el documento se muestran datos que, paradójicamente, fueron declarados por la propia Talerico pero que a pesar de lo concretos no llamaron la atención ni despertaron dudas éticas de parte de las más de 100 personalidades que apoyaron su candidatura. Entre ellos el letrado Félix Marteau, del buffete que representaba a Más Ventas.

Además de haber representado a Gustavo Pécora, oficial de cumplimiento del HSBC, Talerico defendió a Mercedes Benz S.A. y Alenco S.A., la concesionaria oficial en Capital de la automotriz de capitales alemanes. La misma tarea la realizó para Ford Motors S.A. Otro de los casos de vinculaciones es con la financiera, consultora y empresa de usos múltiples Pardo Rabello. La firma nació y fue presidida por Guillermo Laura, ex funcionario de Cacciatore durante la dictadura y hombre que intentó –con esa empresa- hacer negocios de construcción de autopistas durante el menemismo y la Alianza. “En algunos casos la sra. Talerico se ha presentado como abogada patrocinante en el procedimiento llevado adelante en la UIF o en la Justicia”, explicó Sbatella en los considerandos respecto a las empresas antes mencionadas. Según el informe al que accedió este diario, Talerico intervino en al menos 5 sumarios administrativos en los que se aplicaron multas y sanciones por un monto superior a los $286 millones “a una entidad financiera por incumplimiento de las normas de prevención del lavado de activos, representando a su oficial de cumplimiento y director”. La impugnación está justificada no sólo en preceptos volcados en normas nacionales, sino también internacionales. Una de ellas, la recomendación 29 del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), que da cuenta de la “independencia que deben tener las autoridades del organismo de cualquier tipo de poder público o privado”. Y dispone además informar todos los clientes anteriores de los potenciales funcionarios y cualquier tipo de compromiso que pudiese afectar la imparcialidad propia que debe tener la actividad.

De Talerico hay más, la impugnación apunta que “la postulante no cuenta con ningún antecedente de relevancia en la materia”, conforme lo exige el artículo 11 inc. 2 de la Ley Nº26.683. Y agrega “el único conocimiento que declara es su concurrencia a una Jornada Internacional de Lavado de Activos en la Universidad Austral hacia el año 1997”. La presentación destaca un dato importante: Talerico es socia de Diego Richards, que es defensor legal del ex Jefe de la policía Metropolitana, Jorge “Fino” Palacios en la causa de escuchas ilegales a políticos y dirigentes sociales.

En el descargo, también se apunta que Talerico defendió en sede judicial a Fernando Caparrós Gómez. Cabe destacar que el personaje en cuestión fue imputado por lavado de activos proveniente del desvío de fondos públicos. De hecho, en el marco de la causa “Schoklender Sergio Mauricio y otros s/ delito de acción” Nº 6522/11 que tramita por ante el Juzgado Criminal y Correccional Nº 8, Sbatella se enfrentó con Talerico, que era defensora de Caparrós Gómez. Esa causa, en la que UIF era querellante, se inició con una investigación llevada adelante en virtud de diversos ROS recibidos. Como querellante, la UIF imputo al Sr. Fernando Caparrós Gómez como propietario de la firma MONETIZACION formando parte de un plan delictivo criminal consistente en legitimar activos de procedencia ilícita.

https://pormastiempo.com/2016/02/29/la-nueva-uif-vinculos-con-empresas-prestamistas-y-abogados-del-fino-palacios/

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

móvil:N