Parado sobre un nido de víboras. Por Ricardo Gotta

Columna de opinión.
8 de Abril de 2017

Se podrá decir que no está en sus cabales, que padece incontinencia verbal, que en la actualidad tiene escasa influencia, que tomarlo en serio es gastar pólvora en chimango. Salvo que se lo considere un emblemático símbolo de este fútbol argentino de hoy. Hace unas horas, en su propio espacio radial, Carlos Bilardo se postuló para volver a ser el entrenador de la Selección. Usó el serrucho sin pudor. Incluso, en otra de sus parrafadas inconexas advirtió que él sí está en condiciones de "dar cuatro vueltas a la cancha (sic)". No le consultaron si su afirmación conlleva una acusación. Solo se lo festejaron. 

En fin, el hombre dice ejercer el periodismo, y de hecho lo hace. Lo hace en una profesión bastardeada, degradada y pauperizada, en la que versiones, filtraciones y escuchas son manejadas con extrema irresponsabilidad y se las exhibe como fuentes irreprochables. También sin el menor pudor. Por caso, el supuesto exabrupto de Claudio Tapia a Edgardo Bauza, que el propio presidente de la AFA admitió que sí la dijo tras reunirse con el Patón, pero que iba dirigido a otro… 

Sí, la Selección no juega a nada -siquiera al poco lustroso "método Bauza", feliz en resultados, aunque sólo en el pasado– pero el fruto de puntos cosechado recientemente, deja al equipo al borde del abismo, y encima él se despacha con declaraciones insólitamente elogiosas. Por todo eso, dijeron, le iban a soltar la mano. 

Pero los dirigentes se reúnen con el entrenador, salen a los besos y reparten definiciones que no definen nada. Y así, de buenas a primeras, el actual entrenador de la Selección, quien tiene absoluto derecho a ejercer la potestad de su contrato, permanece en su cargo y, al menos, continuará así hasta que el Chiqui viaje esta semana junto a Marcelo Hugo Tinelli a España para charlar con Lionel Messi y Javier Mascherano, a confirmar en persona que ellos optan por Jorge Luis Sampaoli para remplazar al Patón y, consecuentemente, se entrevisten al actual DT del Sevilla. 

¿Se trata de un operativo desgaste? ¿Una interna Angelici-Tinelli? ¿Se dieron cuenta de que le aún deben una fortuna al entrenador anterior (Gerardo Martino), que si echan a éste duplicarán el rojo, y que para quitarle a Sampaoli al club español deben desembolsar otra fortuna? ¿Se decidieron, al fin, a ejercer una coherencia de estilos futbolísticos, o simplemente van detrás del técnico de moda? ¿A la Selección la conducen los jugadores? ¿A la AFA la conducen los dirigentes, o ellos solo replican los mandatos del poder real, llámese la Casa Rosada, o los medios periodísticos influyentes? 

Por supuesto que el juego de los equipos de Sampaoli es mucho más seductor que el de los de Bauza. Pero sería un gesto bochornoso, casi truculento, que en un fútbol en bancarrota, gasten más de U$S 2,5 millones en un mero cambio de técnico. Y que nadie se sorprenda que eso sucedería en un país que, entre otras calamidades, transita tiempos en que dos millones de personas son arrojadas a la pobreza y que buena parte de los habitantes de once provincias hoy mismo se debaten bajo las aguas…

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS