Piñera no la tiene fácil para implementar sus reformas regresivas

Acusa a la oposición de "ponerle palos en la rueda" en su intento de revertir las reformas de Bachelet en educación y jubilaciones. Caída en las encuestas. Cambios en el Gabinete.
(Foto: AFP)
16 de Junio de 2019
Sebastián Piñera, el presidente chileno, acusa por el desplome de su popularidad al frente externo y a obstáculos fronteras adentro, lo que en términos argentinos podría traducirse como que "pasaron cosas" para que el crecimiento del país fuera menor del esperado. Y a que adentro del territorio le "ponen palos en la rueda" a su proyecto de tirar hacia atrás reformas de Michelle Bachelet a la ley de educación y de jubilaciones. Algunos de estos argumentos se deslizaron al anunciar un nuevo cambio de Gabinete, el segundo en 15 meses, cuando las encuestas marcan que su popularidad cayó estrepitosamente en lo que va del año.

El cambio de Gabinete, del que hubo rumores en los últimos días, fue anunciado en el palacio presidencial de La Moneda, poco después de conocerse una encuesta donde se revela que la popularidad del empresario conservador cayó 12 puntos desde diciembre, llegando al 25%, un nivel más bajo que su antecesora Michelle Bachelet (2014-2018) en la misma época. Los cambios se producen en las carteras de Relaciones Exteriores, Salud, Economía, Obras Públicas, Desarrollo Social y Energía.

A cargo de la diplomacia estará Teodoro Ribera, abogado y exministro de Justicia durante su primer gobierno (2010-2014), quien sustituye al escritor Roberto Ampuero, que recibió fuertes críticas por su falta de experiencia en un área tan sensible.Ribera es un académico y político con escaso carisma que tampoco puede acreditar experiencia en el ámbito diplomático, aunque si fidelidad al proyecto político de Piñera, desde que dirigió la redacción del programa electoral durante la campaña electoral y fue director del programa de política exterior del Instituto Libertad, ligado a uno de los partidos que integran Chile Vamos, la coalición de gobierno."Este 2019 será un año más exigente y por muchas razones", dijo Piñera en el breve anuncio de los cambios en La Moneda, atribuyendo al "frente externo" el menor desempeño de la economía local –crecería por debajo del 3%–, mientras que en el frente interno culpó a los "obstáculos" que su gobierno ha debido enfrentar en el Congreso, donde la oposición tiene mayoría.

A pesar de las especulaciones de la prensa, Piñera optó por dejar intacto al llamado "Comité político" de su Gabinete: ministros de las carteras del Interior, Secretaría General de Gobierno y de la Presidencia, con quienes comparte una fuerte cercanía personal pero de quienes la oposición exigía la salida para mejorar el clima de entendimiento. "Hay un problema en la conducción política, por tanto no se entiende cuál es el sentido de los cambios anunciados este viernes", criticó el presidente del opositor partido Democracia Cristiana, Fuad Chahín.

Esta remodelación coincide con una encuesta de popularidad realizada entre el entre el 26 de abril y el 3 de junio por el Centro de Estudios Políticos (CEP). Sólo el 25% de los encuestados aprueban la forma en que Piñera está conduciendo su segundo gobierno y el 66% no tiene confianza en lo que dice el mandatario. Además, el 62% de los encuestados cree que la situación económica del país "no cambiará".

Tras un buen primer año, en que la economía creció un 4%, el inicio del segundo año de gobierno fue más turbulento, con una desaceleración de la economía en un contexto internacional adverso y protestas contra las políticas del oficialismo, que confluyen en una huelga de profesores que dura ya casi dos semanas.

Piñera pretende reformar una ley tributaria aprobada en la administración anterior y una de pensiones, que busca mejorar el monto de las paupérrimas jubilaciones que entrega el actual sistema privado, herencia de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990). También planteó una reforma al sistema de salud y una modificación a las normativas en educación sancionadas en la administración de Bachelet. «

Otro accidente en una mina chilena


...
(Foto: AFP)


Equipos de rescate lograron el rescate de dos de los tres bolivianos  atrapados en una mina ubicada en el norte de Chile tras un derrumbe: otro de los trabajadores murió.

El accidente ocurrió en la Mina Directorio 8 de la ciudad norteña de Tocopilla, según el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomín). La cuprífera estatal, la mayor productora mundial de cobre, informó que dispuso de un equipo de profesionales para acometer las tareas de rescate, entre ellos uno de los especialistas que participó en el exitoso rescate de los 33 mineros que quedaron atrapados en 2010 en la mina San José, en Copiapó.

Sernageomín había informado más temprano que "se determinó que existe un gran 'bolón' que tapa la boca de una chimenea que sirve de acceso a los mineros". Durante la madrugada, se hizo una pequeña detonación controlada para poder mover la roca y luego se comenzó a remover material, según explicó el intendente regional de Antofagasta, Marco Antonio Díaz. Las tres personas se encuentraban atrapadas a unos 70 metros de profundidad.En un mensaje en Twitter, el presidente boliviano, Evo Morales, se declaró "consternado" por la situación que afecta a sus compatriotas y agradeció el trabajo de las autoridades chilenas.

En 2010, 33 mineros de Atacama –entre ellos, uno de nacionalidad boliviana– quedaron atrapados a más de 600 metros de profundidad tras un derrumbe. Fueron rescatados con éxito al cabo de más de 60 días, en una histórica operación que dio la vuelta al mundo.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS