Políticas de seguridad automática

Por Manuel Tufró, Cels*
26 de Noviembre de 2016

A principios de 2016, el gobierno nacional anunció que los efectivos de Gendarmería y Prefectura afectados a tareas de patrullaje en zonas urbanas serían progresivamente retirados para devolverlos a sus funciones originarias en fronteras y ríos. Pero desde mediados de año se sucedieron los anuncios de nuevos envíos de fuerzas federales a distintas ciudades. ¿Qué ocurrió para que se diera este giro? La “inseguridad” volvió a ser noticia y las autoridades consideraron que debían mostrarse proactivas.

En los últimos años se consolidaron estrategias de seguridad basadas en la “saturación policial” y el “control poblacional”, aceptadas acríticamente y promovidas por funcionarios de diversas orientaciones políticas. Parte central de estas estrategias consiste en el envío de fuerzas federales a distintos barrios, casi como un reflejo automático ante cualquier caso conmocionante o demanda de la política local. Este tipo de medidas se adopta sin diagnósticos ni objetivos, más allá de mostrar presencia policial, y en general no sirvieron para disminuir niveles de violencia ni bajar índices delictivos. Cambiemos repite la fórmula y la misma ausencia de ideas.

El “control poblacional” a través de la saturación policial, ineficaz para reducir el delito, tiene en cambio otras consecuencias preocupantes en términos de abusos y violencias ejercidas fundamentalmente sobre los jóvenes. Las fuerzas federales quedan reducidas a una moneda de cambio en la negociación política entre intendentes, ministros, gobernadores y presidentes. Son movidas de aquí para allá sin planificación. Y lo que se consigue con esto es quitar de la discusión pública la cuestión de las reformas policiales urgentes, tanto a nivel de las fuerzas provinciales como federales. «

*Investigador del Equipo de Políticas de Seguridad y Violencia Institucional del CELS.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS