Premio a la corrupción en Traslasierra

A pesar de las denuncias por malversación, el intendente de San Javier (Córdoba), Alejandro Bustos, fue ascendido a director de Municipios y Comunas de la provincia.
12 de Octubre de 2016

No es común que alrededor de 100 personas se junten para ver por la ventana de la Municipalidad de San Javier la sesión del Concejo Deliberante. El pasado lunes 3 de octubre, un improvisado parlante amplificaba el debate en esta localidad cordobesa en Traslasierra. Ese día, el concejal suplente de Cambiemos, Eduardo Ceballos, un reconocido campesino de la zona, presentó un pedido de juicio político contra el intendente Alejandro Bustos, también nacido en la región, con un fuerte apoyo popular y rumores que hablaban de corrupción, prebendas, especulación inmobiliaria y una forma feudal de ejercer el poder negociando con los partidos nacionales según su convivencia. A Bustos le da lo mismo ser radical o peronista, kirchnerista o delasotista, igual que muchos jefes comunales de la región. Hace rato, sin embargo, tiene una alianza estratégica con el ex ministro de Gobierno de De la Sota, Oscar González, de Unión por Córdoba, nacido en Villa Dolores y vecino de San Javier. 

Las denuncias de Ceballos son importantes y bien documentadas. Incluyen la malversación de fondos de distintas escuelas (alrededor de 200 mil pesos faltantes del Fondo para la Descentralización del Mantenimiento de Edificios Escolares Provinciales –Fodemeca-), la red de aguas, un polideportivo y hasta una retroexcavadora que misteriosamente desapareció de la comuna. El pedido de juicio político se presentó el lunes 26 de septiembre. Ceballos tuvo el apoyo de dos concejales de Nuevo Encuentro y uno de Unión por Córdoba (que son mayoría en el consejo, 4 de 7). Se necesitaban 5 para revocar al intendente. Entonces, la sesión pasó a un cuarto intermedio. 

Los rumores dicen que González llamó para decirles a sus concejales que esperaran, que convencería a Bustos de que renunciara. Los rumores dicen que el jefe político de la zona hace rato estaba preocupado por las desprolijidades de Bustos, pero su figura era imprescindible para ganar las elecciones del año pasado. También se dice que hace meses el verdadero intendente es Roberto Altamirano, dueño de una cantera, jefe de Gobierno de San Javier. 

Durante la semana anterior a la sesión, renunciaron el contador y el abogado de Bustos. En el pueblo se habló de tomar la escuela, la noticia salió en muchos medios locales, y circularon por Facebook las fotos del pésimo estado de la escuela primaria, y hasta la foto de un vaso con restos de pescados que un vecino recogió de la canilla de su casa. 

El día de la sesión en el Concejo Deliberante, Bustos pidió licencia para asumir un cargo en Córdoba capital. No se sabía el cargo ni el monto del sueldo (algunos dicen 20.000, otros 50.000, o varios cargos para él y sus amigos). Lo que sí se sabe es que el cargo es producto de la negociación con González.

“Lamentablemente, en el transcurso del tratamiento de esta denuncia se interpone el pedido de licencia del intendente, y para sorpresa de todos para ocupar un cargo de mayor jerarquía. Evidentemente lo que a primer vista queda claro es que mientras el Concejo Deliberante y los vecinos y padres de las escuela trabajan para conocer la verdad, el gobierno de la provincia lo asciende. Encima esta mañana hemos escuchado en un medio local que el intendente ha expresado que va a ir en contra de la directora pidiendo su cargo. Mi temor es que este señor que se lo denuncia por esta cantidad de cosas que ha hecho, tiene la valentía de amenazar a la directora de nuestra escuela, donde van nuestros chicos, que lo que ha hecho es defender la educación pública, siendo que la cooperadora de la escuela, por encima de todas las cosas que hace, tiene que comprar bidones de agua para que nuestros hijos tomen agua potable todos los días. Nos cuesta la mayoría de los fondos de la cooperadora, cuando este intendente lleva tres campañas políticas prometiendo agua potable y no lo puede garantizar. Déjenme hacer una advertencia: la más mínima expresión contra la directora de la escuela la vamos a tomar como una amenaza. Porque si va a ir a ocupar un cargo superior en la provincia, lo que tengo que entender es que va ir a rosquear para llevarse el cargo de la directora. Y eso no lo vamos a permitir”, dijo en su discurso en la sesión Federico Iribarren, de Nuevo Encuentro. El aplauso de la gente en la vereda de la municipalidad fue cerrado. Fue casi el único orador de la sesión. Minutos después, el Concejo Deliberante desestimó el pedido de juicio político por falta de un voto. 

Entre los que votaron en contra estuvo Roberto Altamirano, el nueve intendente de San Javier después de la renuncia del presidente del Concejo Deliberante Adán Dávila, el único concejal de Unión por Córdoba que votó a favor de la iniciativa. 

“Chorros, chorros”, gritaron los vecinos en una postal que recordó el “que se vayan todos”. Los concejales de Unión por Córdoba no se animaron a salir. La directora Gloria González agradeció el apoyo y aseguró: “No me asustan las amenazas. Esta es una escuela donde se trabaja mucho por la comunidad y hoy me sentí respaldada. En este momento no se negocia lo que la escuela necesita”. A su lado, Daniel Murúa, presidente de la cooperadora, al borde del llanto, agregó: “Ojalá esto genere un cambio en el pueblo, esto es un enroque desprolijo para no pagar el costo político del partido gobernante. Hay que seguir luchando, no bajar los brazos, apoyar a Gloria. Hay que seguir luchando porque nosotros tenemos el poder, ya basta de todo esto de corrupción, de todos estos juegos raros que nos hacen pasar. Y principalmente pensar en los niños, si ellos se merecen realmente estar en un lugar digno”. Al otro día se conoció el nuevo cargo de Bustos: director de Municipios y Comunas de Córdoba.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS