Presiones

(Foto: Presidencia)
20 de Octubre de 2019

El establishment trata de influir para que el nuevo gobierno se plantee que hay que tratar con él, para que crea que sin él no hay posibilidad de acuerdo: pero las PASO (y los casi seguros resultados de las próximas elecciones) nos dicen para dónde hay que ir, y parece que no es hacia el camino que piden las recetas del Círculo Rojo.

Sin embargo los grandes empresarios, junto con sus agrupaciones, no bajan la presión: intentan condicionar al futuro gobierno en varios aspectos, reflejando la tesis planteada por Mauricio Macri luego de las elecciones. Sostuvo el presidente: "Siempre dije que mi sueño es que cuando yo termine hubiese dos propuestas, que compitan y que generen el mismo nivel de credibilidad frente al mundo entero que quiere que Argentina sea parte de ese mundo". Dos candidatos, un mismo modelo.

Por su parte, en la presentación del último Informe de Política Monetaria, Guido Sandleris insistió que el camino para crecer sostenidamente y tener baja inflación es generar "consensos básicos" sobre el equilibrio fiscal, política monetaria con tasas de interés positivas, aumentar la productividad e integrarse al mundo. El mismo enfoque lo transmitió en sus reuniones en EE UU.

Los empresarios llegaron aun más lejos. Organizaciones como la Asociación de Bancos Argentinos (integrada por bancos extranjeros), el Foro de Convergencia Empresarial e IDEA solicitaron la permanencia de los funcionarios actuales en lugares clave como el BCRA o la Afip. Y en la lista incluyen además a organismos dependientes del Congreso Nacional, o que deben tener funcionarios que cambien con cada nueva administración por un tema de control y transparencia. Tal postura, informada por los dirigentes y que estaría contenida en un documento próximo a aparecer, no parece adherirse a las normas republicanas.

Las presiones también vienen de distintos analistas. Por ejemplo, en una nota de Clarín del 17/10/19, se dejan traslucir las exigencias de funcionarios de EE UU para un eventual apoyo al nuevo gobierno. Allí el periodista pone en boca de los estadounidenses: "Con el peronismo no tenemos problemas, lo vamos a respaldar", y agrega "pero como en la real politik 'no existe el amor', pusieron condiciones para poner en práctica ese respaldo si Alberto Fernández llega a la Casa Rosada". Tales condiciones serían colocar un límite al ingreso de China y sus empresas al país, controlar la Triple Frontera, mantenerse en el Grupo de Lima y alejarse de la Unasur.

Lo expresado indica que se está tratando de condicionar el rumbo. Si bien no hay que adelantarse a un triunfo, hay que pensar en lo que viene después del 27 de octubre. Las presiones por los puestos en lugares clave arreciarán, con el objetivo de evitar el cambio de las políticas. Casualmente Bonelli (Clarín 17/10/19) indicó que "le pidieron un trabajo secreto a Daniel Marx, sobre cómo encarar la negociación de la deuda".

Luego del 10 de diciembre vendrá otro tipo de presiones, más específicamente sobre las políticas y el respeto a los "consensos". Y en ese aspecto se requerirá que la coalición gobernante unida. No casualmente, en el acto del 17 de Octubre en La Pampa, tanto Alberto Fernández como Cristina Fernández de Kirchner llamaron a reforzar esa unidad.

La inflación es culpa de ustedes…

En una entrevista en una radio de Resistencia, Chaco, el presidente Macri reflexionó que "a la luz de lo que nos pasó, entiendo que hemos sido como un alcohólico recurrente con la inflación". Como siempre, la culpa es del otro, en este caso la sociedad toda. Somos todos culpables. Habría que preguntarle qué papel jugaron en la inflación los desmesurados aumentos de tarifas de luz, gas y agua; la disparada del dólar al desarmarse las posiciones especulativas del llamado "carry trade" fomentado a través de la suscripción de las Lebac, las letras del BCRA; o la desregulación del precio de las naftas, entre otras tantas medidas que favorecieron la inflación, tomadas por el gobierno.

Para intentar desvanecer aun más su responsabilidad, apuntó al déficit fiscal que –dijo– no pudieron bajar "por falta de consenso y volvimos al mismo lugar". Nuevamente la cuestión de los "consensos" y la exculpación de las políticas aplicadas.

Para reforzar estos conceptos apareció una voz personal, pero no solitaria: la de Cristiano Rattazzi, titular de Fiat-Chrysler en el país. Sostuvo que la inflación no baja porque los argentinos estamos enfermos, y que "la sociedad perdió el rumbo en 1930, en un golpe raro, semicivil y semimilitar. Se armaron las juntas de granos y de carne, y se creó el Banco Central, ahí se perdió el rumbo". El peso de las palabras me exime de comentarios.

Las declaraciones de Macri fueron formuladas el mismo día en que se conoció el índice de precios al consumidor de septiembre, que arrojó un aumento del 5,9% en el mes, del 37,7% en el acumulado de los nueve meses, y del 53,5% interanual.

Al conocerse el índice inflacionario de septiembre, el candidato presidencial Alberto Fernández tuiteó: "El presidente está preocupado porque levanto mi índice al hablar. Pero hay índices que le arruinan la vida a la gente y condenan a millones a la pobreza". Y a renglón seguido exhortó: "Presidente @mauriciomacri, sea serio y preste atención al índice de inflación, que da cuenta de la calidad de su gobierno".

Otro tema es el impacto de las políticas del gobierno sobre la actividad económica. Se acaban de conocer los datos del FMI sobre la proyección del PBI para este año, con una caída del 3,1 por ciento.

Para dimensionar la magnitud de esta merma, el FMI acaba de informar que el mundo se está desacelerando, por lo que estima un crecimiento de la economía mundial para este año del 3%, el ritmo más lento desde la crisis financiera internacional. Sostiene que esa cifra refleja "una grave disminución respecto del 3,8% de 2017". Ese aparente pequeño cambio está generando grandes problemas en el empleo, el consumo y la producción en la gran mayoría de los países.

La caída del PBI de Argentina en 2019 se suma a otros dos años de reducción durante la gestión de Macri (2,1% en 2016 y 2,5% en 2018) y sólo uno de crecimiento (2,7% en 2017). En los cuatro años el PBI cerraría con una merma del 5,0% (teniendo en cuenta la estimación del FMI para 2019).

Pero ello no es lo peor. El PBI per cápita caería el 8,8% en los cuatro años de Macri. Esta medición refleja el valor del PBI repartido equitativamente entre todos los habitantes de la Nación. Claramente eso no sucede. Agravando aun más esta caída, se ha deteriorado la distribución del ingreso con las políticas aplicadas, por lo que la pérdida de las clases de más bajos ingresos ha sido mucho mayor aun que la caída de la medición per cápita.

Estos son algunos de los negativos resultados de las políticas aplicadas durante estos casi cuatro años. No se trata de la impericia o torpeza del presidente o de sus funcionarios, como plantean varios analistas, e incluso medios internacionales como el Financial Times. Decir que la culpa es de Macri es intentar diluir la verdadera importancia que en este proceso de deterioro han tenido las políticas aplicadas. Es por eso que la única salida pasa por otras políticas, por otro modelo económico y social.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS