Con la promesa de que no habrá más represión, se retomó el debate en el recinto

La sesión por el Presupuesto 2019 continúa esta tarde en Diputados después de un parate por la acción de las fuerzas de seguridad en las inmediaciones del Congreso y que los jefes de bloque se reunieran con el secretario de seguridad de la Ciudad, Marcelo D'Alessandro.
(Foto: Prensa de Diputados)
24 de Octubre de 2018

El paréntesis en la discusión parlamentaria se decidió después de que un grupo de legisladores del kirchnerismo y la izquierda ingresaran al recinto treas comprobar el violento accionar de la Policía frente al Parlamento. 

La conducción de la sesión estaba a cargo del radical Luis Petri quien sometió la propuesta a consideración del titular del cuerpo, Emilio Monzó. En paralelo, se produjo un duro choque verbal entre los diputados Daniel Filmus (FpV) y Nicolás Massot (Cambiemos). 

Media hora después los diputados retomaron la sesión, luego que los jefes de bloque se reunieran con el Ministro de seguridad de la Ciudad, Martín Ocampo, y su segundo, Marcelo D'Alessandro. Al retomar la sesión, los legisladores de la izquierda y el kirchnerismo exigieron la presencia de los jefes policiales y precisiones acerca de la existencia de detenidos por el operativo represivo que comenzó luego de que un grupo pequeño de manifestantes arrojara piedras contra un vallado.

 Durante la reunión con las autoridades de Seguridad porteñas, realizada en el despacho del titular de la Cámara de Diputados, D'Alessandro se comprometió a detener el operativo. Si bien las bancadas opositoras expresaron su desconfianza, aceptaron que el funcionario presencie el resto del debate en el Parlamento. Así, las columnas de manifestantes se aprestaban a regresar a la Plaza de los Dos Congresos.

"Ocampo y Dalessandro se comprometieron a garantizar el derecho a protestar y al mismo tiempo a sesionar, haciendo el trabajo que tiene que hacer", fue la versión oficial sobre el encuentro.

El debate sobre el Presupuesto comenzó a las 13:50, casi dos horas después del inicio de la sesión, con el discurso del miembro informante del oficialismo, Luciano Laspina, quien justificó el presupuesto de ajuste con un repaso de la historia argentina desde 1827 hasta la actualidad y concluyó que el gran problema del país es el déficit fiscal.

En ese marco, prometió que “esta será la última crisis que sufran los ciudadanos” porque por “primera vez se va a votar un presupuesto de equilibrio”.

Laspina no se privó de ponerle calor al debate y apuntó al kirchnerismo. “Ustedes no fueron los únicos pero fueron los mejores en el desmanejo fiscal”, dijo Laspina en relación a la historia de déficit fiscal y la gestión del kirchnerismo.

El primero en hablar por parte de la oposición fue el exministro de Economíaf Axel Kicillof que no dudó en definir al Presupuesto como “una vergüenza”. La definición de Kicillof fue acompañada por un grupo de legisladores de la oposición que se pusieron a flamear banderitas de Estados Unidos y llevaron una figura de cartón de la titular del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, con la banda de presidenta de la Argentina.

Kicillof, en primer término y antes de abordar el presupuesto, apuntó contra el discurso de Laspina. “No pudieron resolver nada en tres años de gobierno, no tienen un indicador bueno y ahora vienen a arreglar los problemas que tenemos desde el virreinato. Ya no hablan de la pesado herencia, porque pasó de moda, ahora van más atrás en la historia”, sentenció el diputado del Frente para la Victoria.

“Este presupuesto no se puede acompañar porque sostiene que la economía se va achicar. Eso quiere decir que la gente va vivir peor. Nadie puede acompañar esto”, advirtió Kicillof y agregó: “Tienen el instrumento del Estado y lo usan para favorecer a las empresas. Este presupuesto no tiene una sola medida para generar empleo”.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS