Prevén que el índice de pobreza superará al del primer semestre de 2020

El Indec dará a conocer este miércoles el informe sobre la situación en la segunda mitad del año pasado. El aumento de bienes y servicios (sobre todo los alimentos) y la baja en los salarios reales auguran un resultado más alto que el 40,9% del informe anterior.

(Foto: AFP)
31 de marzo de 2021

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) dará a conocer este miércoles los índices de pobreza e indigencia del segundo semestre de 2020. La previsión es que esos números serán mayores a los de la primera mitad del año, en un cuadro agravado por la persistencia de la pandemia, la caída de los salarios reales y la persistencia de la inflación.

De acuerdo a los datos oficiales, en el primer semestre del año pasado la pobreza alcanzaba al 40,9% de la población. El cálculo fue realizado en base a la Encuesta Permanente de Hogares (EPH). Los ingresos declarados por las personas encuestadas se cruzan con el costo de un conjunto de bienes y servicios considerados indispensables para cubrir las necesidades de cada familia (la llamada Canasta Básica Total o CBT). Cuando un hogar no cuenta con ingresos suficientes para absorber ese costo, se considera que todos quienes viven en él son pobres.

En los últimos meses, las dos variables se conjugaron para que el índice de pobreza aumente. El valor de la Canasta Básica Total viene subiendo a pasos agigantados: creció 39,1% en 2020, seis puntos más que los salarios (33%) e incluso por encima del promedio general de inflación (36,1%), lo que explica que cada vez más sectores queden imposibilitados de hacer frente a sus necesidades.

Lo mismo ocurre con la indigencia, en la que se comparan los ingresos con una Canasta Básica Alimentaria (CBA). El costo de esta última creció 45,5%, lo que se explica porque el aumento en el precio de alimentos y bebidas (rubro que subió 42,1%, según el Indec) fue muy superior al promedio de los demás bienes. En el primer semestre de 2020, el 10,5% de la población era indigente.

La EPH, que se utiliza como base para este cálculo estadístico, se realiza en 31 grandes centros y aglomerados urbanos. Si se proyectaran sus datos de manera uniforme, podría asumirse que más de 19 millones de argentinos son pobres y que casi cinco millones son indigentes. Esa realidad social del país es la que subyace en el informe que se actualizará este miércoles.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual