Prevén que la economía no mejorará entre las PASO y octubre

Es porque la inflación se mantendrá elevada, al tiempo que el FMI sólo permitiría la venta de dólares durante las elecciones. El empleo tampoco repuntará.
11 de Agosto de 2019

El recorrido de la economía desde hoy hasta las elecciones generales de octubre no será satisfactorio para el gobierno nacional y hasta podría depararle un fuerte disgusto, según un relevamiento realizado por Tiempo. No sólo no habría crecimiento sino que, además, habría caídas en las demás variables de la economía.

Un repaso por los principales indicadores de la actividad muestra un escenario contrario al entusiasmo que quiere imprimir el gobierno.

Inflación y dólar

Andrés Asiain, director del Centro de Estudios Scalabrini Ortiz (CESO), señaló que según sus proyecciones, a fin de año la inflación va a cerrar en el 50%, acelerada por una suba del dólar, que cerraría en torno de $ 60 por unidad. Al mismo tiempo, la actividad económica caería un 3% respecto del año pasado.

"Estamos ante un escenario de crisis, con escapada del dólar y aceleración de la inflación que afectará el consumo y profundizará la caída económica", aseguró.

Según Asiain, "después de las elecciones, el FMI le va a impedir al gobierno vender reservas, lo permitió sólo para mejorar el desempeño electoral del gobierno. Después, volverá a su plan original: sostener el pago de deuda y no la fuga de capitales".

Déficit fiscal

El pomposo postulado de déficit cero, tan meneado por el gobierno, se encamina a ser en realidad un rojo del 0,3% del PBI, según lo que estima el Fondo Monetario Internacional. El desvío de la meta original será tolerado por el organismo, ya que hay un margen autorizado para atender un mayor gasto social. El meollo de la cuestión, sin embargo, no está en los egresos fiscales sino en la débil actividad económica, que impide que la recaudación impositiva sea mayor. Todavía no está claro cuándo terminará la recesión y los pronósticos coinciden en que la economía se achicará al cabo de 2019, en una proporción que oscila entre 1,3% (FMI) y 1,8% (CEPAL).

En ese sentido, la cobranza de impuestos por parte de la Afip ya lleva 12 meses consecutivos creciendo por debajo de la inflación, lo que significa una disminución en términos reales. No podría ser de otra manera, sumados el efecto combinado de una menor base de tributación y las exenciones otorgadas a las empresas en materia de Impuesto a las Ganancias y de menores contribuciones patronales sobre la nómina salarial. Así, el IVA aduanero (un parámetro del nivel de actividad y consumo) creció casi ocho puntos por debajo de la inflación en el período enero-julio, mientras que el Sistema de Seguridad Social, jaqueado también por la caída de los salarios reales, perdió nada menos que 23 puntos porcentuales.

Con todo, el gobierno se guarda un as en la manga: pisar los salarios de los trabajadores estatales y aprovechar el rezago en la actualización de las jubilaciones para equilibrar las cuentas. Así podría ahorrarse entre un 0,2% y un 0,5% del PBI. Pero la estratagema tiene patas cortas, porque los atrasos en que se incurra este año deberán ser compensados, tarde o temprano. Y porque el propio Fondo, cuya opinión tiene voz decisoria en la política económica local, entiende que se trata de "un medio de baja calidad para lograr el ajuste fiscal necesario".

Comercio exterior

La cosecha récord que aguardaban las autoridades para equilibrar el frente exterior no aportó la cantidad de dólares esperada. Luego de la devaluación que duplicó con creces el tipo de cambio en los últimos 15 meses, el rebote fue mucho menor al esperado. En el primer semestre y con el grueso de los granos ya vendidos, las exportaciones totalizaron U$S 30.752 millones, con una proyección anual que dista bastante de los U$S 74 mil millones con que se había ilusionado el gobierno para todo 2019.

Una de las razones es la cuenta que sacó el Indec: el promedio de los precios a los que el país pudo colocar sus bienes bajó un 7,3% y eso hizo perder buena parte de las ganancias por la mayor cantidad de unidades vendidas. Otro motivo radicó en el menor ingreso de dólares del sector agroexportador, que este año liquidó un 9,3% menos de divisas que el año pasado, según el informe de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina y del Centro de Exportadores de Cereales, que se adjudican el 41% de las exportaciones del país. Esos mil millones de dólares de diferencia se harán sentir en el resultado final del año.

Por esa razón, el superávit comercial de U$S 5589 millones en los primeros seis meses se logró más por la contracción de la economía, que tiró abajo la demanda de bienes importados (27,9% menos que en 2018) antes que por la tracción ejercida por las ventas. En ese sentido, la provisión de dólares frescos derivados del comercio apunta a ser bastante menor que los U$S 12.700 millones que vaticinó el FMI en su última revisión de la economía local.

Empleo

Si bien siempre es difícil prever cómo va a evolucionar el mercado de trabajo, el escenario actual presenta un único camino: mayores caídas en el empleo. "No es osado señalar que al menos a hoy no se observa ninguna señal que permita esbozar una recuperación en la dinámica del empleo. Más bien todo lo contrario", le dijo a Tiempo Luis Campos, del Observatorio del Derecho Social de la CTA-A.

Campos agregó que "los únicos sectores que en los últimos meses tuvieron un crecimiento en el empleo fueron los ligados a actividades primarias, que en conjunto no llegan al 10% del total del empleo registrado".

"Por el contrario –agregó–, comercio, industria y transporte y comunicaciones siguen cayendo".

Respecto de la construcción, observó que "en el contexto actual, va a depender mucho de las decisiones del gobierno ligadas a la obra pública. No creo que se dé un escenario favorable en esta rama tampoco".

Otro sector que mostró crecimiento en los indicadores de empleo de la Secretaría de Trabajo fue el vinculado a la actividad en casas particulares. "Pero eso se explica más por un proceso de registración que a un incremento del empleo registrado. Por el contrario, en el último año creció muchísimo el empleo no registrado en casas particulares", subrayó el especialista.

Kantar: expectativas positivas

Las expectativas económicas y laborales de los argentinos subieron por cuarto mes consecutivo según el Índice General de Expectativas Económicas (IGEE) que difundió la consultora Kantar el viernes último.

"Los valores de la situación actual y futura mejoraron en 8 y 6 puntos, respectivamente. Asimismo, vale destacar que la tendencia positiva de los últimos meses se consolida a partir de la consideración de compra de bienes durables, que creció 6 puntos respecto de junio 2019", explicó el informe de la consultora especializada en consumo.

"Al registrarse el cuarto mes consecutivo de aumento de las expectativas económicas de los argentinos, se puede hablar de una consolidación de la tendencia positiva", detalló el trabajo, que equiparó estas expectativas con las previas a la megadevaluación del año pasado.

Cautela en las inversiones financieras

Un informe privado observa "cautela" a la hora de invertir, lo que se traduce en poca oferta de títulos con bajo riesgo para volcar los ahorros, y prevé mayores rendimientos a futuro.

"En las últimas jornadas continuamos viendo a los inversores con cautela, a la espera de los resultados de las elecciones primarias de este domingo", expresaron desde Porfolio Personal.

En este contexto, la firma destacó "la colocación de Letras de la Ciudad de Buenos Aires, un bono dual a principios de diciembre que se emitió con una tasa de 50% en pesos y tuvo una demanda muy alta, por encima de lo esperado".

A futuro, "los rendimientos de Argentina se disparan, como por ejemplo el Bonar 2020", título que rinde actualmente cerca del 16%, considerando el mayor riesgo de incertidumbre.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS