Primeros dos condenados por femicidio trans

En el primer juicio de estas características, fueron hallados culpables del asesinato de Gimena Álvarez, en Salta.
28 de Julio de 2016

En un fallo histórico, dos hombres fueron condenados a prisión perpetua por homicidio agravado y por violencia de género en la provincia de Salta, en el primer juicio en Argentina bajo la figura de femicidio de una persona trans.

Carlos Plaza, de 20 años, y Juan José del Valle, de 37, fueron hallados culpables de ser "coautores material y penalmente responsables del homicidio agravador el concurso premeditado de dos o más personas criminis causa y por violencia de género" contra Gimena Álvarez, de 31 y con identidad con el sexo autopercibido.

El hecho, juzgado por la Sala III del Tribunal de Juicio de Salta, ocurrió el 24 de diciembre de 2014 alrededor de las seis de la mañana de la capital provincial.

Según la investigación, los condenados le robaron las pertenencias a Álvarez para luego golpearla y empujarla a un canal de la zona. La víctima fue auxiliada y trasladada a un hospital, pero falleció esa noche producto de los golpes por "traumatismo encefalocraneano grave, post-operatorio de craneotomía y trauma cerrado de tórax grave".

El principal testigo fue un menor, que hoy tiene 15 años. El mismo estaba en el lugar en el momento del hecho y declaró en el juicio como testigo protegido y cámara Gesell.

Las tres juezas recomendaron que Del Valle y Plaza reciban "un tratamiento psicológico para la adicción a las drogas" que padecen. Los condenados quedaron detenidos en la Unidad Carcelaria 1 de Salta.

La ley que contempla el femicidio fue impulsada por la expresidenta Cristina Kirchner tras la violación y asesinato en 2011 ,también en la provincia de Salta, de dos jóvenes turistas francesas, Cassandre Bouvier (29) y Houria Moumni (24).

Repercusiones

“Es una conquista que los crimines de personas trans sean tratados como femicidios”, resaltó una de las referentes de la diversidad en Salta, Victoria Liendro. “Nos oponemos a ese modelo de sociedad, en el que los conceptos de mujer y sociedad son viejos”, agregó.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS