Imputaron a las dos mujeres que iniciaron los contagios de covid-19 en Chaco

Son consideradas las pacientes 0 y 1 en la provincia y se las acusa por propagación de enfermedad peligrosa. El delito prevé penas equivalentes a la del homicidio culposo cuando por "imprudencia o negligencia" se causa un contagio que “tuviere como resultado enfermedad o muerte”.



24 de mayo de 2020
Las dos mujeres que iniciaron los contagios masivos de coronavirus en Chaco serán acusadas por un delito que contempla hasta cinco años de cárcel por su actitud “imprudente” tras regresar a la provincia después de un viaje de 25 días por España, Francia y Rusia. Ambas mujeres, una médica de 71 años y su hija de 34 -cuyas identidades permanecen en reserva por decisión judicial-, prestaron declaración indagatoria a través de la aplicación de internet Zoom el viernes ante la jueza federal de Resistencia, Zunilda Niremperger, y el fiscal Patricio Sabadini. Chaco tenía hasta el sábado 729 casos confirmados de coronavirus, 41 de ellos mortales. La médica y su hija son consideradas los casos 0 y 1 de la provincia. Ambas mujeres, asistidas por un defensor oficial, negaron haber sabido que se infectaron con Covid-19 durante el periplo, que incluyó tres ciudades de España (Córdoba, Sevilla y Madrid), una de Francia (Lempdes) y dos de Rusia (Moscú y Klinsky).
Las imputadas regresaron en avión hasta Asunción del Paraguay y de allí, por vía terrestre y en su propio automóvil, a la capital chaqueña. Fuentes judiciales revelaron a Tiempo que tras las indagatorias la causa quedó enderezada a una imputación por el artículo 203 del Código Penal, que establece para quien “propagare una enfermedad peligrosa y contagiosa” una pena de multa de cinco mil a cien mil pesos cuando “por imprudencia, negligencia, impericia en su arte o profesión o por inobservancia de los deberes a su cargo”. La pena es equivalente a la del homicidio culposo justamente cuando esa conducta causare un contagio que “tuviere como resultado enfermedad o muerte”. Las declaraciones dejaron en claro que ambas mujeres actuaron con “cierta desidia” en su accionar pues “estuvieron cinco días con síntomas y sólo después de ese lapso llamaron a las autoridades”.
En el expediente consta un informe médico que consigna que en las primeras horas, una vez conocidos ambos casos por entonces sólo sospechosos, ocho pacientes dieron positivo al examen de coronavirus. Otros 11 analizados dieron resultado negativo, entre ellos ocho docentes de la Facultad de Humanidades de la Universidad local, donde trabaja la hija de la médica. De acuerdo con lo que surge de la causa, el 6 de marzo ambas mujeres consultaron a una infectóloga pues presentaban “síntomas de resfrío común, tos, odinofagia (dolor de garganta al tragar), fiebre, malestar general y diarrea” desde el 2 de marzo, cuando regresaron desde España como último punto europeo en el que estuvieron "sin que en ese momento ese país estuviese dentro de los países de circulación viral". “Al principio se negaron a brindar los números telefónicos y los datos personales de las personas” con las que había estado en contacto, “entorpeciendo así la investigación de probables casos". Pero en la indagatoria dijeron que nunca imaginaron que estaban contagiadas ni que sus conductas podían infectar a otras personas causándoles incluso la muerte.
Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual