Putin y Erdogan coinciden en que el atentado fue una provocación

Los mandatarios de Rusia y de Turquía hablaron por teléfono y luego anunciaron, cada uno por separado, que el asesinato de Kárlov no debería afectar las relaciones de ambos países.
19 de Diciembre de 2016

El presidente ruso, Vladimir Putin, afirmó que el asesinato del embajador ruso en Turquía, Andréi Kárlov, es una "provocación" para sabotear las relaciones entre Moscú y Ankara, así como los esfuerzos para resolver el conflicto en Siria.

"El crimen cometido es sin duda una provocación que apunta a entorpecer la normalización de las relaciones ruso-turcas así como el proceso de paz en Siria", dijo Putin en declaraciones por televisión.

El líder ruso hizo también un llamamiento a reforzar las medidas de seguridad de las legaciones diplomáticas turcas en Rusia y pidió "recibir de la parte turca garantías acerca de la seguridad de las legaciones diplomáticas rusas" en Turquía.

"Podemos responder solo reforzando la lucha contra el terrorismo. Y los bandidos lo van a lamentar", afirmó el mandatario ruso.

Por su parte, el presidente turco Recep Erdogan llamó por teléfono a su homólogo ruso para informarle del ataque. "Condeno con odio este artero asesinato del embajador de Rusia, Andréi Kárlov; ahora estamos en contacto estrecho con Rusia, especialmente respecto al tema de Siria y el cese del derramamiento de sangre en Alepo", afirmó Erdogan. "Hoy debatimos con el respetable presidente de Rusia, Vladímir Putin este amargo incidente, y yo personalmente, y el primer ministro turco, y el canciller, estamos pendientes de la investigación. Este atentado terrorista será investigado con especial atención, se creará una comisión bilateral para investigar esta tragedia", agregó.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS