"Quise hacer una película sobre la ética humana con ritmo de thriller"

En "El cazador", el director Marco Berger revela la historia de un  adolescente de quince años que es víctima de una oscura red de pornografía infantil.

1 de junio de 2020

La intención del director Marco Berger siempre es la misma: dar voz en sus películas a aquello que es solapado por la moral reinante. El cazador, su nueva creación, no es la excepción. Con gran delicadeza intenta echar luz  también a un tema difícil como la pornografía infantil.

“La temática surgió de casualidad, al darme cuenta que hay mundos escondidos de negocios oscuros y de cómo se pueden aprovechar del despertar sexual de los más jóvenes. Pero no quería una película provocadora, sino invitar al espectador para reflexionar sobre lo que pasa y no vemos. O no se quiere ver”, dice el director.

El personaje principal es un adolescente de quince años dando sus primeros pasos en su vida sexual. En la historia se cruzan la extorsión, la deep web y la pornografía infantil con la dificultad de un adolescente para comunicarse y contar sus problemas. Siempre con una tensión que atrapa y que invita  a pensar al espectador.

Luego de su premiere mundial en el Festival Internacional de Cine de Rotterdam, la película se estrenará en la Argentina en las siguientes plataformas: Cinear tv (el 28/5  a las 22.00hs, con una repetición el 30/5, también a las 22.00hs),  en Cine.ar play estará disponible, gratis por una semana (a partir del29/5), y en Cine.ar estrenos (a partir del11/06). “Íbamos a tener un recorrido por festivales, teníamos una grilla que debimos rearmar, por las circunstancias, por la pandemia, obviamente  cambiaron los planes. Esta  bueno no dejarse vencer y aprovechar para estrenar directo en el living de los espectadores, que es algo no tan común para este tipo de películas y esta bueno ver cómo funciona. Todo se irá acomodando”, explica el director.

“En el caso de El Cazador siempre  quise hacer una película sobre la ética humana con ritmo de thriller, de esos que no sabes que va pasar en la próxima escena. El mundo tiene sus problemas y sus oscuridades, el cine o el arte se encargan de iluminar esos lugares e invitar a pensar sobre estas problemáticas sin esperar solucionarlas, pero sí ponerlas sobre la mesa. Siempre me interesó trabajar los géneros, pero como excusa para afrontar nebulosas experiencias humanas. Por eso remarco la idea de enfocar un lugar oscuro de la sociedad pero poniendo el sujeto en primer plano y tratando de entender la responsabilidad personal desde la propia ética que es, creo, inherente a la existencia”, dice Berger.

Filmada en noviembre de 2018, en cuatro semanas, con el apoyo del INCAA, fue una experiencia positiva para el cineasta. La había escrito dos años antes por lo que se dio bastante rápido todo, dada la situación actual de la industria. Reconoce que fue una ardua tarea, pero que el guion se adaptó muy bien al ritmo de trabajo.

“La soledad, el peligro y la sensación de por qué pasa y que haría uno en ese lugar, en eso me concentré. Siempre hay erotismo en mis películas, pero no quería que este tema vaya para ese lado, sino todo lo contrario, sino denunciar algo que está mal. Encentre un equilibro”, confiesa Berger, y agrega: “trato de ser fiel con mi mirada. Sé que es un cine que no le interesa a todo el mundo, pero es el que me sale.  Es un relato clásico, pero me gusta dar tiempo al espectador para que termine de armar en su cabeza las conclusiones”

Para él y su manera de entender el arte de hacer cine tiene que tener un punto medio entre tratar de llegar a la mayor cantidad de gente posible, logrando generar interés, pero sin ser mero entretenimiento, sino  que tenga una mirada que sirva como herramienta política. “En mi caso mi obsesión es hablar sobre lo que significa ser gay y cómo por más que es más aceptado que antes sigue habiendo problemas  para la comunidad homosexual, y cada obra plantea una problemática. Cada peli es una herramienta para hacer pensar. Para eso están las películas. Cada director habla de lo que conoce y a mí me gusta estas temáticas de género. Trato de dar una mirada universal, pero con el estilo natural y propio”.

Berger busca ir captando nuevos espectadores y siempre manteniéndose activo. “Tengo proyectos constantes, con los años voy formando un equipo para ir teniendo un tipo de estructura estética en cada cuadro, en cada escena, me gusta estar atento a todos los detalles. Porque uno hace lo que hace para que sea lo mejor que uno puede hacer. No importa si es algo independiente o con una producción mayor, hay que tener la cabeza actica”. 

Actualmente trabaja en una comedia romántica que filmara, si todo sale bien, a principios del 2021. Se llamará Los amantes astronautas. “Plan B fue mi primer comedia y le fue muy bien, pero después de diez años tuve ganas de volver a esa fórmula. Con más humor, para redoblar la apuesta, vamos a ver cómo me sale.”


El Cazador. Dirigida Marco Berger. Cinear TV (28/5, a las 22 y 30/5 a las 22); Cine.ar Play (gratis por una semana, desde el 29/5); y en Cine.ar Estrenos desde el 11/06.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual