Reclaman justicia en Catamarca por el caso de una menor que se ahorcó luego de ser violada

Se trata de Luz Villafañez quien tenía 13 años y fue drogada y violada.
15 de Febrero de 2017

Luz Villafañez tenía 13 años, la drogaron, la violaron y se ahorcó en Catamarca. Su madre, Jaqueline Quevedo, denuncia la precariedad institucional de la Policía y el sistema de salud. “Dije en la comisaria quien era el violador, pero nunca lo citaron a declarar. Mi hija me lo contó en el hospital, de donde nos fuimos caminando rumbo a su muerte”, cuenta la mujer en su dolor. El lunes 13 de febrero realizarán una concentración y movilización en reclamo de justica.

El hecho sucedió la noche del 12 de noviembre pasado, Luz había ido a la casa de su abuelo con su mamá, al sur de San Fernando del Valle de Catamarca. Cuando la mujer llevó a su hijo al colegio, la niña le avisó que iría a visitar a una amiga que vive a unas cuantas cuadras del lugar. Su hermano la había visto con una chica más grande ella y, preocupado, le preguntó a la madre si ya había vuelto.

La mujer desesperada salió a buscarla, pero como no la encontró fue a pedir ayuda a la comisaria. “Los policías me dijeron que no podían salir a buscarla. Que no pondrían un móvil a mi disposición porque no era nada grave. Me trataron muy mal”, confió Jaqueline a Tiempo.

La mujer volvió a su casa decepcionada, donde se quedó mirando por la ventana esperando a su niña.
Resulta que Luz fue invitada por su amiga a la casa de un pibe que cumplía 17 años, quien “la drogó con psicofármacos y la violó”. Llegó a su casa cerca de las siete de la mañana del día siguiente con marcas en su cuello producto de chupones y muy mareada. Por lo cual su mamá la llevó corriendo a la comisaria y luego al hospital.

“Ella me contó que fue el pibe que cumplía 17 años, y que todo fue contra su voluntad. También que se sentía muy extraña y no podía moverse para resistirse a la violación. Me dijo que solo había tomado jugo, y que estimaba que ahí le pusieron pastillas. La Policía y los médicos no mostraron preocupación por lo que le pasó a mi nena. Me dijeron que me la podía llevar a mi casa. Luz no recibió la contención profesional que corresponde; por eso se suicidó”, denuncia la mujer.

La niña no soportó el terrible episodio que sufrió en manos del perverso, por lo cual fue al fondo de su casa, donde hay un árbol, y se ahorcó.

“El juez me dijo que cuando vuelva de sus vacaciones, va a ordenar un examen de ADN. Mi hija murió hace casi tres meses y nadie hizo nada. La ropa que tenía puesta cuando fue violada estaba con manchas de sangre y ni siquiera eso se llevaron los investigadores. Es por todo esto que convocamos a una marcha el 13 de febrero para reclamar justicia. Es muy feo pasar por esto. Les agradezco a todos los que me están ayudando para que me den una respuesta. Sé que no me van a devolver a mi hija, pero quiero que el culpable pague por el daño irreparable que nos causó. Recién cuando estábamos velando a Luz, me tomaron la denuncia”, cuenta Jaqueline a Tiempo.

La concentración se realizará el próximo lunes a las 19 horas en el Hospital de Niños de Catamarca donde la adolescente fue atendida, desde ahí marcharán hasta la plaza 25 de Mayo. La familia de Luz recibió el acompañamiento de varios movimientos feministas y demás organizaciones sociales, que han emprendido una gran lucha para que este hecho de violencia de género no quede impune. La causa está en manos del Juzgado de Menores a cargo de Fabricio Gershani Quesada.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS