La inflación mayorista se aceleró y mete presión a los precios al consumidor

Los fuertes aumentos en alimentos y bebidas y en los productos agropecuarios sucedidos en febrero pueden trasladarse a los consumidores en los próximos meses.

Por Marcelo Colombres - @econocolombres
19 de Marzo de 2019

Los de por sí elevados índices de inflación de los últimos meses podrían tener un nuevo empujón ascendente a juzgar por el informe del Indec sobre la evolución de los precios mayoristas. En febrero, el aumento en ese sector fue de 3,4%, según dio a conocer el organismo estadístico este martes. En los últimos 12 meses el indicador creció 64,5%.

El dato implica una aceleración de casi tres puntos con relación al mes anterior (en enero la variación mensual había sido de sólo 0,6%) y una nueva marca ascendente en un camino repleto de altos y bajos desde que el peso empezó a devaluarse, en abril del año pasado. La primera oleada significó un alza de 14,5% entre mayo y junio, mientras que la segunda mostró una suba de 16% en septiembre, récord mensual desde 2002. Después de un respiro hacia fin de año, el mes pasado el ajuste volvió a ser muy fuerte.

Esta vez no se le podrá echar la culpa al dólar, ya que los productos importados crecieron por debajo del promedio (2,7%). Entre los nacionales, los que más aportaron al índice fueron los agropecuarios, que subieron 7,1%, y los alimentos y bebidas, con 4,6%. Si bien los datos pertenecen a la cadena mayorista, estos precios se trasladan al consumidor con gran facilidad. Allí están incluidos, por ejemplo, el valor del ganado en pie, que provocó un alza promedio del 24% de la carne en el mostrador, y las nuevas listas que los supermercados están recibiendo en estos días por parte de empresas alimenticias. También fue fuerte el incremento en el costo de la energía eléctrica (20%), aunque su ponderación en el índice es muy pequeña.

Un ejemplo de cómo los nuevos precios terminan llegando a los consumidores es la comparación de la inflación interanual en ambos sectores. En septiembre del año pasado la brecha era de 34 puntos; luego, mientras los valores al por mayor se estabilizaron, los de venta al público siguieron subiendo y la distancia se redujo a 13 puntos (el índice de precios al consumidor aumentó 51,3% en los últimos 12 meses). Todo indica que estos aumentos alcanzarán a los minoristas, salvo que una retracción de la demanda (todavía mayor a la ya existente) no los convalide.

Aunque de manera indirecta, el mecanismo de transmisión también llega al sector de la construcción. Según el Indec, el índice de precios de ese sector subió 1,4% en febrero y un 43,9% en los últimos 12 meses. Los números impactarán en la unidad de valor adquisitivo (UVA), medida que se utiliza para actualizar los préstamos hipotecarios.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS