Sexo, drogas y rock & roll: entretelones de los inicios del punk de la mano de Roberta Bayley

La mítica fotógrafa de los 70 y 80 llegó por primera vez a Buenos Aires con una selección de imágenes que registran los inicios de un movimiento cultural que impactó a varias generaciones.

12 de Septiembre de 2018

Es la fotógrafa de los Ramones y de montones de bandas emblemáticas de punk rock de Nueva York. Así se puede resumir  a Roberta Bayley, quien presenta una selección de las mejores fotografías de toda su carrera bautizada “Ramones & CBGB /Del caos a la cultura”. La muestra se desarrolla en el Centro Cultural Borges hasta el 30 de septiembre.

“Yo vivía el momento, nos juntábamos, nos divertíamos, yo tomaba mi cámara   y eso era todo, era como capturar ese instante. Nadie pensaba demasiado en el futuro realmente”, admite Bayley en diálogo con Tiempo. Ella trabajaba como recepcionista del  legendario CBGB,  un club nocturno, ubicado en Nueva York en el Lower East Side de Manhattan, que  se llamaba así porque eran las iniciales de country, bluegrass and blues, estilos que allí se tocaban inicialmente. Pero más tarde el lugar se caracterizo por ser un lugar donde los nuevos sonidos callejeros encontraban un epicentro para mover la escena rockera. Se volvió un sitio emblemático del punk rock y la new wave que nacía.

Allí Bayley, entre tragos, drogas y fiestas, entabló amistad con las figuras más importantes de la escena musical local del momento. Iggy Pop, Blondie, Richard Hell, Elvis Costello,  The Sex Pistols, Johnny Thunders y The Heartbreakers, Joe Strummer, The Ramones, Nick Lowe, The Damned, The Clash, The Dead Boys y The New York Dolls, fueron algunos de ellos. Pero ella ahora está retirada y tiene una apacible vida de jubilada, en lo que lo más importante es  pasear a su perro y hacer una linda comida para sus amigos. “Ya tuve  mi intensidad, ahora solo quiero relajarme”.

Su postura existencialista ante la vida  fue la que la decidió a tomar las imágenes en forma cruda. “La fotografía  permite apreciar el instante,  y yo me dejaba llevar por lo que sentía y eso es lo que se ve.  No pensaba en la composición o en la luz, solo quería sacarle fotos a mis amigos para recordar eso que vivíamos y nos hacia felices, o no, pero era algo que nos pasaba. Esa era la actitud y por lo que todos ellos eran tan buenos en el escenario porque eran ellos, sin presiones o dramas por lo que pasó o pasará.  Nos gustaba eso de la vida es lo que pasa mientras haces otros planes”, expresa.

Curiosamente, Bayley hoy no tiene interés en la música y no saca más fotografías. “Siento las fotos como souvenirs que me dan algo de plata. Nada más, a veces encuentro algunas  perdidas  y armo algo para mostrarlas como este trabajo que traje aquí, pero las hice y disfrute estar allí con ellos en aquel momento. Me gustaba su música, como eran, algunos eran sexys, otros raros, otros inteligentes, otros divertidos, otros estúpidos. Tuve la suerte de conocer a todos los que respetaba como artistas. Nunca estudie, solo tenía un buen ojo, naturalmente sentía el impulsos de tomar una imagen y lo hacía. Y así llegue hasta aquí”. 

Eran para ellas fotos casuales, el reflejo de su vida y circunstancias. “Un día Joe Strummer de The Clash me dijo que quería dar una vuelta y lo acompañé. Estuvimos todo el día dando vueltas por el East Village  sobre todo. Fue una de mis sesiones favoritas porque era  un día en el que todo se dio sin planearlo y se ve la naturaleza del músico en la calle tomando unas cervezas, caminando por ahí”.


-“Ramones & CBGB/ Del Caos a la Cultura” en el Centro Cultural Borges (Viamonte  525) hasta el 30 de septiembre.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS