Siempre serán los más corruptos

Columna de opinión
29 de Abril de 2016

Hay algo que solivianta por la hipocresía reinante: la olímpica pelota afuera lanzada por Clarín en el tema corrupción de la FIFA. Que Burzaco esté preso en Nueva York, parece haber liquidado el problema para la mafiosa organización que robó el fútbol nacional y continental. TyC es una sociedad, aún de Clarín y Torneos. Pero además en Trisa, fueron socios hasta 2009.Y Burzaco reconoce que cuando llegó a Torneos, el comportamiento viciado de corrupción hacía rato que marchaba. Nadie dudo nunca que Clarín tenía dominado y corrompido al fútbol argentino. que Torneos era la cara visible, pero la sociedad tenía el mandato y la protección mediática, el escudo de poder de la mafia conducida por Magnetto. Prolongaron su conducta delictiva hasta la Conmebol. Asociaron el poderío de Clarín y O’Globo y se apropiaron del fútbol continental. Burzaco preso por una denuncia que cuando viene de afuera se convierte en verdad, demuestra que lo falso sucede adentro. Todo lo que denuncia Clarín sólo avanza, forzado, por la presión mediática que los jueces no resisten. Pero cuando la denuncia viene de afuera, el olor a podrido los penetra en cada oficina. Denuncia la justicia americana y caen. Denuncia la institución periodística que regentea los Papers panameños y están. 

Si la AFA no se separa, y es difícil que lo haga, de esa mafia periodística, seguirá condenando al fútbol a ser profundamente corrupto.Y llegar a los extremos que se permitieron cuando escracharon a Zanini. Abonaron el terreno para el ataque vergonzoso que padeció luego en un avion. No tiene derecho TyC a perseguir a nadie por una presunta corrupción que sólo está en la mente maliciosa de los dueños del circo. No tiene autoridad moral para juzgar a nadie en un estadio, porque nunca entrará una cámara más corrupta que la de ellos.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS