En la pandemia, el comercio exterior argentino se primariza cada vez más

El sexto mes del año fue el vigésimo segundo con más exportaciones que importaciones. Los productos primarios o con poco agregado de valor dominan el cuadro de las ventas al mundo. China volvió a ser el principal socio comercial del país.  

28 de julio de 2020

La balanza comercial arrojó en junio un superávit de U$S 1.484 millones tras registrarse exportaciones por U$S 4.786 millones e importaciones por otros U$S 3.302 millones, señaló el INDEC a través del informe Intercambio Comercial Argentino (ICA).

En el primer semestre el superávit comercial fue de U$S 8.097 millones, con un aumento del 44,8% respecto a igual tramo de 2019 (US$ 5.589). En ese período las exportaciones cayeron el 11% y las importaciones lo hicieron otro 23,3%.

Los datos están en sintonía con el impacto que produjo la pandemia de Covid-19: según la Organización Mundial de Comercio (OMC), las transacciones globales de bienes y servicios cayeron un 18,5% en el segundo trimestre del año. Además pintan el pronóstico para lo que resta del año. En la Argentina, los empresarios aventuran que los primeros indicios de recuperación se verán recién a mediados de 2021.

En el sexto mes del año el país exportó por U$S 453 millones menos que en igual mes de 2019, lo que equivale a una caída interanual del 8,6 por ciento. La dinámica de las exportaciones se explica fundamentalmente por las ventas de productos agroindustriales y agropecuarios (el 77% del total) con poco agregado de valor como harina y derivados de la soja, maíz en grano, porotos de soja, aceite de soja y carne bovina.

En tanto, las ventas al mundo de manufacturas industriales cayeron el 45,9% en junio por el bajón de los pedidos mundiales. Las exportaciones de la industria automotriz se recortaron particularmente con un 64,5% negativo. También fue fuerte la desaceleración de los combustibles, con un -27 por ciento.

Las importaciones de junio fueron U$S 869 millones menos, lo que se traduce en un retroceso del 20,8% en relación con junio del año pasado. Las compras al exterior del sexto mes del año estuvieron dominadas por porotos de soja para siembra, gas natural gaseoso y licuado, vehículos para transporte, entre otros. Los bienes de capital, que se utilizan para producir y generar valor cayeron un 26,8% y encadenaron el vigésimo sexto mes consecutivo a la baja. Otra contracción significativa fue la de importaciones de vehículos, que fue de -53,8% en el contexto de una demanda totalmente frenada por la caída de los ingresos y la falta de crédito.

El principal socio comercial volvió a ser China, por delante de Brasil y los Estados Unidos. El país le vendió al gigante asiático por U$S 666 millones e importó desde ese destino por U$S 692 millones, con un saldo deficitario de 26 millones de dólares. El déficit comercial con Brasil fue de U$S 121  millones y con Estados Unidos de otros 31 millones de dólares.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS