Suspensiones masivas en las automotrices locales por la huelga de camioneros de Brasil

La industria nacional en jaque por un conflicto sin indicios de solución. El parate sacude también al segmento autopartista y se prevé que las importaciones de autos terminados empezarán a flaquear en días.
30 de Mayo de 2018

El paro de la logística brasileña tiene en jaque a la industria y al mercado local automotriz, dos segmentos fuertemente dependientes del país vecino, que importa el 70% de las partes con las que se fabrican vehículos de este lado de la frontera y, a la par, domina las ventas de autos cero kilómetro en el país. 

Fuentes del mercado aseguraron este miércoles que la mayoría de las fábricas radicadas en el país detuvieron la producción esta semana y suspendieron al personal hasta que termine el paro de los camioneros brasileños. Y las que todavía no lo hicieron están en vísperas de sumarse al conjunto. 

La recuperación del ritmo del comercio puede tardar entre siete y diez días, sin embargo reina la incertidumbre porque al cierre de esta nota el paro transportista no presentaba indicios de solución.

Según pudo confirmar Tiempo, la automotriz francesa Renault paró este miércoles y suspendió al personal que emplea en las líneas de montaje de su planta de Córdoba.

La misma situación atraviesan Ford, en su planta de General Pacheco, y Toyota, en su sede de Zárate. Volkswagen, según fuentes consultadas, cuenta con stock para sostener su producción hasta la semana que viene, igual que General Motors.

Otros sectores comprometidos

El impacto en el mercado es menor que en la industria. Las concesionarias vienen de dos años de ventas récord gracias a que importan la producción desde Brasil a precios competitivos. Como consecuencia de ese proceso la mayoría de las firmas tiene stock para sostener el mercado en un nivel positivo por lo que se prevé que el impacto del paro será bajo. Sin embargo, se calcula que la llegada de cero kilómetros terminados empezará a mermar en junio.

En cambio, los autopartistas están en alerta. El empresario Norberto Taranto, proveedor de Scania y Volkswagen, contó que tiene dos envíos detenidos en camino. Uno de ellos, que partió desde San Juan hacia Brasil, está en la aduana brasileña; el segundo, que partió desde Buenos Aires con el mismo destino, quedó varado en la ruta, en un camión afectado a la medida de fuerza. La empresa, tenía listo un tercer envío pero los clientes de Brasil lo suspendieron.

El conflicto afecta también el mercado de reposición, contó Taranto. La distribuidora que la autopartista tiene en territorio vecino: “No está sacando los repartos para abastecer el mercado” callejero de ese país y la expectativa es que: “Por más que mejore la situación inmediatamente hasta dentro de una semana no se espera la recomposición del comercio”.

Otro autopartista consultado refirió los casos de dos empresas proveedoras de Brasil que congelaron la producción este lunes, una es fabricante de ventanas y parabrisas y la segunda es la fábrica Papaiani, que elabora bulonería.

Debido a la situación, las empresas del rubro de las piezas especulan con extender al viernes el feriado de este jueves “porque no tienen materias primas”.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS