Tamae Garateguy: "Me gustan las películas que me hacen ver otros mundos"

La directora estrena este jueves "Las furias", un film que cuenta la historia de un joven indígena y la hija de un terrateniente que se enamoran, son obligados a separarse, se rencuentran y lanzan una sangrienta venganza.

6 de mayo de 2020

“No suponía que iba a ser así. Iba a ser como mi tercer o cuarta película, de audiencia media, con tiempo para hacerla; no digo guau de presupuesto pero con cierto despliegue. Vino la primera crisis de la devaluación, luego la crisis del Incaa, entonces todo se empezó como a degradar y quedamos muy ajustadas, al límite de tener que dar de baja la producción de la peli. Decidimos hacerla igual por más que tuviéramos 13 días de rodaje que además eran en distintas locaciones. 'Es mejor que todos tengamos trabajo', me dije. Y la hicimos como en las viejas épocas del fílmico, cuando era uno a uno (la toma que se hacía era la que quedaba), porque era la única manera de hacer la película. No se puede hacer este guión en este tiempo, me decían. Y bueno, así fue: uno a uno.”

Tamae Garateguy -50 Chuseok (documental), Hasta que me desates, Toda la noche, Upa! 2, UPA! Una película argentina, entre otras- aún no es una maestra del cine; eso lo dirá el tiempo. De lo que no hay duda, después de ver Las Furias y escucharla hablar, que la pasión para serlo no le falta. Es una pasión bien siglo 21: sin queja, que con soltura sostiene “estrenamos en cuarentena, ¡insólito! Pero no están los tanques (grandes producciones de Hollywood), así que bien”. Y tampoco reconoce como propio el optimismo tonto: “Al no estar los tanques con esa publicidad invasiva puede ser que la gente esté más permeable, más atenta, la prensa lo está”.

-Con esas dos crisis ya casi no se hizo ficción.

-Es que es muy difícil. Las películas sufren mucho, las personas se estresan mucho; para nosotros fue un esfuerzo enorme físico, mental, emocional. Esta película siempre fue así ‘sorpresiva’: las inclemencias climáticas fueron muy difíciles, un día casi me pongo a llorar, pero después tuve esos cielos para filmar y hasta una tormenta eléctrica que me dio esos planos con rayos de verdad. Y ahora pandemia. ¿Es malo estrenar? No sé, tal vez llega a más gente. Es un proyecto bien furioso.

-Embrujada como la historia de la película

No puede contener una carcajada: “Embrujada pero si lográs pasar el embrujo, tenés premio”.

Las furias cuenta cómo Leónidas, joven Huarpe destinado a ser el líder de su comunidad, se enamora de Lourdes, hija del terrateniente blanco del pueblo, un tirano como pocos. Separados cruelmente por sus familias, se reencuentran para emprender una sangrienta venganza. “Me entusiasmaron mucho Nico (Nicolás Goldschmidt) y Guada (Guadalupe Docampo, los protagonistas). Habíamos quedado muy copados en trabajar juntos en Mujer lobo y me encantó la idea de un amor apasionado en el desierto; ellos querían que fueran el desierto. De hecho es la primer película que hago fuera de Buenos Aires: es una película mendocina. La filmamos allá, con la productora ejecutiva y la mitad del equipo técnico y el elenco de Mendoza. Eso es importante porque se está haciendo un cine con un espíritu federal. Hay un polo audiovisual muy grande en Mendoza, también en Córdoba,  en el norte con Jujuy y Salta. Es muy interesante que podamos ir moviéndonos por todo el país.”

-Hay mucho cine de género en los últimos años en la producción argentina, ¿lo ves como una respuesta al nuevo cine argentino más contemplativo?

-Sí. Lo que tenía de importante y de bueno el nuevo cine argentino era que se trataba de un cine posible. Y el cine de género aparece como una búsqueda de querer hacer un cine que, después de diez años de ese cine argentino, parecía como difícil, imposible, caro. Y aparece una generación que dice no, no, podemos hacer películas de mafia, de terror, de acción. Obviamente aprendiendo. Mi primera película sola, Pompeya (2010,) es de mafia: teníamos armas, tiros, sangre, peleas. Y me decían cómo iba a ser, que era muy difícil, muy caro, llevaba mucho tiempo. El cine de género en ese momento parecía imposible y una generación empezó a decir no, podemos encontrarle la manera.

-Te gusta la sangre.

-¡Y claro! Para mí el cine es algo extraordinario, fantasioso; me gusta encontrar en la representación algo más. Y el cine de género lo que hace es huir del costumbrismo, del naturalismo. Me gusta contar las historias de una manera espectacular y rimbombante, con estéticas más claramente diferentes a los realistas.

-Y prefiere fallar haciendo acción antes que ponerse timorato.

-No tenemos miedo a la falta. No para contraponerlo a un cine más contemplativo, que me parece fabuloso, súper expresivo, pero que a mí no me va. Para mí saber que es una película de vampiros, por ejemplo, me atrae. Esa es la sensación prefiero: me gustan las películas que me hacen ver otros mundos, otras fantasías.


Las furias. Dirección: Tamae Garateguy (sobre una idea de Guadalupe Docampo y Nicolás Goldschmidt). Guión: Diego A. Fleischer. Con: Docampo, Goldschmidt, Juan Palomino, Daniel Aráoz, Susana Varela.

Estreno: 7 de mayo, 22 hs, CINE.AR TV (repite sábado 8, 22 hs) y en

CINE.AR PLAY a partir del viernes 8 de mayo.


Panorama post pandemia

“Para mí hay dos situaciones que parecen contrapuestas, pero no -analiza Tamae Garateguy la situación que dejó la pandemia-. Una es que el sector está pasando un momento difícil. La gente de técnica, si no trabaja, no tiene entrada de dinero. Como los actores y el teatro. Es un sector que urgente necesita apoyo. El futuro de lo que es la filmación que se va a recalcular. Hace dos semanas me propusieron dirigir un comercial por Zoom. No digo que todo se va a filmar así, pero sucede algo y enseguida se recalcula. También se están armando los protocolos para volver a filmar, algo súper reglado. Y después tal vez cambia el estatus de exhibición y termina más volcado al modo online sin que eso signifique un desprestigio, como era antes. Tengo una visión optimista de que vamos a salir adelante. Pero ahora políticamente el sector necesita ayuda, porque hay mucha gente sin trabajo. Y una cosa más: ahora está la gente en su casa sin poder salir, y vos podés -como leí por ahí- vivir sin el auto, sin viajes, sin ir a comer ahí afuera; pero no podés vivir sin películas, sin libros, sin música. Entonces hay que repensar un poco y apoyar ahora, porque creo que a mediano y largo plazo es vamos a encontrar la manera de seguir.”

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual