Tengo Pa´l Truco confirma su calidad musical en una nueva placa

En "8 manos", el cuarteto que recorrió el mundo con su música, se hamaca entre el tango y el folklore tomando en su búsqueda elementos del jazz e incluso del rock. Se presenta hoy en Café Vinilo.
2 de Agosto de 2017

Proveniente de Lincoln, provincia de Buenos Aires y conformado por Gonzalo Villalba en bandoneón, guitarra y voz, Carlos Passeggi en batería, percusión y voz, Luis Hopua en acordeón y sintetizadores, y Damián Balarino en piano, teclados y melódica, Tengo Pa´l Truco acaba de publicar su tercer disco, 8 manos, que presentará hoy las 21  en café Vinilo, Gorriti 3780.
La agrupación, formada en 2008, ha recorrido gran parte del país con su música además de realizar actuaciones en Chile, Venezuela, Francia, Holanda y Bélgica, entre otros otros países.

El cuarteto, recorre un repertorio de once piezas (muchas de las cuales son composiciones propias) que se hamacan entre el tango y el folklore argentino con elementos de jazz e incluso rock. En el trabajo del grupo se adivinan influencias que van desde Ástor Piazzolla (de quien además abordan "Todo Buenos Aires", "Oblivion" y "Romántico"), con instrumentaciones en las que confluyen elementos de agrupaciones precursoras como el Octeto electrónico del bandoneonista marplatense, el recordado trío Alas liderado por Gustavo Moretto, Gente de Buenos Aires o MPA, el inolvidable proyecto del "Chango" Farías Gómez.

Pero lo que distingue a esta agrupación es la sabia utilización del bandoneón y el acordeón como voces esenciales en su rol melódico y su interacción con el piano, como se aprecia en "Gallo ciego" de Agustín Bardi o en "La trabada" de Hopua. Abundan los arreglos en los que se desarrolla una gran fluidez en la utilización de los recursos tímbricos de los instrumentos y la percusión, creativa, rica y generosa como se advierte en la versión de "Himno de mi corazón" de Miguel Abuelo o la dinámica "Hay joda en el patio" de Passeggi.

En el trabajo instrumental se respiran búsquedas sonoras que no escapan incluso a momentos de experimentación como en "Conventillo dosmildié".
Piano, bandoneón y acordeón juegan de manera constante intercambiando sus protagonismos de acuerdo a las exigencias de cada tema, en tanto que la percusión no hace notar la ausencia de un bajo, sino que promueve  una mayor exigencia en la elaboración de los arreglos.

Las once pistas que integran la placa se transforman en finos vehículos para el funcionamiento del ensamble, de los solistas y de los músicos invitados (Paula Estrella, quien aporta su voz en " Oblivion", Luis Barbiero en flauta en "Conventillo dosmildié" y Carlos Cifaldi en recitado de "Himno de mi corazón").

Con "8 manos" Tengo Pa´l Truco confirma la senda que se trazó en la búsqueda  sustanciosa y original inspirada en la música popular argentina.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS