Territorio, sindicatos y empatía social, ejes del plan "efecto contagio"

CFK suma el respaldo de intendentes y gremialistas para la nueva etapa.
16 de Septiembre de 2017

El segundo tramo de la campaña de Unidad Ciudadana se lanzará oficialmente hoy con un acto masivo en Florencio Varela. El mensaje que encierra esta iniciativa poco común –realizar una convocatoria de este tipo en un domingo, día habitualmente de descanso- es que no hay tiempo que perder. La decisión de aprovechar cada momento se explica por el calendario del cronograma electoral: hoy mismo se inicia el período oficial de búsqueda del voto para todos los candidatos. Cristina Fernández y Jorge Taiana, la dupla que se postula para las dos bancas del Senado por la provincia de Buenos Aires, apuesta al efecto contagio en la dirigencia del peronismo, tanto territorial como sindical. Este primer eje de la estrategia se está desarrollando con éxito. Intendentes y gremialistas que en un primer momento no acompañaron a Unidad Ciudadana se están pronunciando en ese sentido. Las declaraciones de apoyo son mayormente públicas. Aunque también hay respaldos que se materializan lejos de los micrófonos, sin alardes ni sobreactuaciones: provienen de dirigentes sindicales muy conocidos, que hacen llegar a sus afiliados un diagnóstico sobre el presente y una recomendación sobre a quién conviene votar. Un ejemplo de esto se vivió el último viernes, en la regional La Plata de la CGT.

Uno de los planteos más efectivos para atraer nuevos votantes es pedir el apoyo para Taiana, valorado por todos los sectores del peronismo. Como se descuenta que Cristina y Esteban Bullrich ya tienen asegurado su ingreso en la Cámara alta, lo que está en juego es si la segunda banca que le corresponde a la mayoría quedará en manos de Taiana o de Gladys González, ex titular de ACUMAR y dirigente de Cambiemos del municipio de Avellaneda. La figura de González no cae bien en el universo gremial. De relación fluida con el ala más conservadora del Poder Judicial, González fue la cabeza visible de la intervención del sindicato de obreros marítimos unidos (SOMU). Su paso por esta última función le valió una denuncia judicial por administración fraudulenta y otros delitos que recayó en el juzgado federal de María Servini de Cubría. La causa, que no fue archivada, está en trámite y en proceso de investigación.

La estrategia para esta nueva etapa de la campaña también supone poner en marcha una ola social que involucre a referentes sectoriales pero que los exceda y logre conmover a cada ciudadano bonaerense que vea con preocupación la amenaza del ajuste y del rediseño estructural de la economía que Cambiemos prepara para fin de año. Como quedó claro tras las recientes declaraciones de Marcos Galperín, CEO de Mercado Libre, un sector creciente del empresariado aspira a seguir el ejemplo del paquete de reformas –laboral, previsional e impositiva- que ya se está aplicando en Brasil. “Para el gobierno, el costo siempre lo pagan los más débiles de la cadena, por eso no debe haber reforma laboral. Me preocupa que el espejo de la reforma laboral sea Brasil. No puede haber marcha atrás con los derechos laborales”, subrayó ayer el titular del PJ a nivel nacional, José Luis Gioja.

El pronunciamiento de Gioja no fue para nada menor. Ayer, por segunda vez en esta semana, llamó a todos los peronistas de la provincia de Buenos Aires a votar por CFK-Taiana. “En Buenos Aires está la madre de las batallas, porque es un símbolo del peronismo. Tenemos la obligación de votar a quien sacó la mayor cantidad de votos. Por eso, me permito humildemente decir que en octubre hay que votar a Cristina. Y entre Gladys González y Taiana, hay que votar al candidato de Unidad Ciudadana. Necesitamos que entre al Senado”, remarcó el diputado y ex gobernador de San Juan. La mención a Taiana tampoco es casual. El diputado del Parlasur asumió una cierta división de roles: su función es tantear diálogos con sectores del justicialismo que quizá no superaron completamente viejos recelos con Cristina. Esos desacuerdos y tiranteces, sin embargo, no son obstáculos insalvables a la hora de reconocer que los planes maximalistas del gobierno obligan a unirse en defensa del poder adquisitivo de los salarios y del modelo sindical que impera, con alguna excepción, en la Argentina. «

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS