Tiritando a pesar de la ola de calor

Consejos para no sucumbir al mal uso del aire acondicionado en verano y evitar la aparición de enfermedades respiratorias.
13 de Enero de 2018

A pesar de los incrementos tarifarios y de los cortes de luz, el aire acondicionado sigue siendo una amenaza latente y su uso indebido genera el empeoramiento de enfermedades respiratorias preexistentes o la aparición de nuevos síntomas.

"Los aires acondicionados enfrían el aire, le quitan humedad, lo secan, y tienden a acumular polvo en los filtros (todo lo contrario de la función de las vías respiratorias), favoreciendo los cuadros infecciosos o inflamatorios de vías respiratorias, sobre todo altas: rinitis, sinusitis, faringitis y laringitis", enumera el doctor Sebastian Wustten, de la sección de enfermedades obstructivas de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria. Además, el uso de aires acondicionados tiende a favorecer los ambientes cerrados y facilitar la transmisión y contagio de gérmenes. 

A continuación, una serie de consejos para evitar contraer enfermedades respiratorias durante el verano.

–Acondicionar los ambientes con temperaturas entre 24 y 27 grados.

–Tratar de mantener la humedad del ambiente usando la función de ventilación.

–Mantener los filtros limpios.

–Evitar los cambios bruscos y frecuentes de temperatura para permitir que el organismo se adapte gradualmente. Y estar preparados (con un abrigo a mano) para un eventual cambio brusco.

–Mantenerse bien hidratado y alimentado. 

–Continuar con los tratamientos y cuidados para enfermedades respiratorias crónicas.

–No fumar.

–No automedicarse y consultar al médico en caso de síntomas importantes o persistentes. «

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

móvil:N