Tiritando a pesar de la ola de calor

Consejos para no sucumbir al mal uso del aire acondicionado en verano y evitar la aparición de enfermedades respiratorias.
13 de Enero de 2018

A pesar de los incrementos tarifarios y de los cortes de luz, el aire acondicionado sigue siendo una amenaza latente y su uso indebido genera el empeoramiento de enfermedades respiratorias preexistentes o la aparición de nuevos síntomas.

"Los aires acondicionados enfrían el aire, le quitan humedad, lo secan, y tienden a acumular polvo en los filtros (todo lo contrario de la función de las vías respiratorias), favoreciendo los cuadros infecciosos o inflamatorios de vías respiratorias, sobre todo altas: rinitis, sinusitis, faringitis y laringitis", enumera el doctor Sebastian Wustten, de la sección de enfermedades obstructivas de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria. Además, el uso de aires acondicionados tiende a favorecer los ambientes cerrados y facilitar la transmisión y contagio de gérmenes. 

A continuación, una serie de consejos para evitar contraer enfermedades respiratorias durante el verano.

–Acondicionar los ambientes con temperaturas entre 24 y 27 grados.

–Tratar de mantener la humedad del ambiente usando la función de ventilación.

–Mantener los filtros limpios.

–Evitar los cambios bruscos y frecuentes de temperatura para permitir que el organismo se adapte gradualmente. Y estar preparados (con un abrigo a mano) para un eventual cambio brusco.

–Mantenerse bien hidratado y alimentado. 

–Continuar con los tratamientos y cuidados para enfermedades respiratorias crónicas.

–No fumar.

–No automedicarse y consultar al médico en caso de síntomas importantes o persistentes. «

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS