Trabajadores de AGR denuncian que preparan un desalojo con barrabravas

Los despedidos de la imprenta de Clarín advirtieron que reclutan una patota para ingresar junto a Gendarmería al edificio tomado en Pompeya. El viernes realizarán conferencia de prensa.
9 de Marzo de 2017

Los trabajadores despedidos de la planta impresora del Grupo Clarín denunciaron que la empresa recluta a una patota para ingresar junto a Gendarmería y desalojar el edificio tomado en Pompeya.

Este viernes a las 8 los trabajadores realizarán una conferencia de prensa en AGR Clarín (Corrales 1393) en Pompeya. Allí darán detalles de este intento de desalojo. “Hacemos responsable a Patricia Burlich, Mauricio Macri y el Directorio del Grupo Clarín de cualquier tipo de provocación armada por los servicios de inteligencia, la gendarmería y los barrabravas que responden al poder político”, aseguraron.

“Hemos sido avisados por fuentes muy confiables, de que se está armando una patota de 100 barrabravas que actuarían en forma combinada con la gendarmería para producir un desalojo de los obreros que venimos reclamando contra el lockout patronal del Grupo Clarín”, señalaron en un comunicado en el que difundieron un audio del armado de la patota.

“El gobierno que viene dándole la espalda al reclamo de los trabajadores, en lugar de sentar a las partes en una mesa de diálogo y de intimar a Clarín a abandonar sus atropellos ilegales, reincorporando a los trabajadores y pagando los salarios atrasados, de este modo profundizaría su orientación de responder con aprestos represivos y servicios de inteligencia, que ya cuentan con aparatos de captación de llamados y filmación que rodean ostensiblemente la planta y que han sido denunciados por espionaje ilegal, denuncia que ha recaído en el juzgado del juez Lijo sin que la situación se haya modificado en nada”, agregaron.

La metodología de la utilización de fuerzas parapoliciales junto a fuerzas de seguridad no es nueva en este tipo de conflictos. En julio del año pasado, una patota contratada por el empresario Mariano Martínez Rojas ingresó por la fuerza a la redacción de Tiempo y Radio América, golpearon a los trabajadores y provocaron destrozos. Contaron además con la complicidad de la Policía Federal.

Los despedidosde AGR se negaron a abandonar el edificio luego de que Clarín iniciara un proceso de vaciamiento y permanecen allí desde enero, hace ya 53 días.


Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS