Tras cuestionar las importaciones de las automotrices, Cabrera dio marcha atrás

El ministro había asegurado que haría que paguen el déficit acumulado de 600 millones de dólares. Ahora las elogió por invertir en el país.
16 de Junio de 2017

Una semana después de protestar por la ola de importaciones de vehículos brasileños ante las empresas automotrices, el ministro de Producción, Francisco Cabrera, elogió hoy a esas compañías y aseguró que “trabajan para ponderar la producción local”.

En el año y medio de gobierno de Cambiemos, las empresas importaron un 254% por encima del tope permitido legalmente y acumularon un déficit de 600 millones de dólares en detrimento del Estado.

El titular de Producción sorprendió la semana pasada en la primera reunión sectorial del Plan 1 Millón. Allí objetó la política de importaciones de las firmas y aseguró que el gobierno tomaría cartas en el asunto para garantizar el cumplimiento de lo acordado.

Hoy, ocho días después, en una nueva reunión con las autoridades automotrices el tema del intercambio con Brasil ni siquiera estuvo entre los temas tratados.

Una fuente del sector empresario le dijo a Tiempo que las compañías “van a trabajar para cumplir con la reglamentación” pero que el tema no estaba pautado para la conversación de hoy. La fuente agregó que tampoco se trató el tema de los impuestos internos, que hoy habían adelantado otros medios periodísticos.

A la reunión acudió la Asociación de Fábricas de Automóviles (ADEFA) con su presidente Interino, JoachimMaier (Mercedes Benz), a la cabeza. Por la parte oficial, además del ministro, participaron el secretario de Industria, Martín Etchegoyen, el secretario de Transformación Productiva, Lucio Castro y el vicepresidente de la Agencia de Inversiones, Francisco Uranga.

Oficialmente, ADEFA sumó que las empresa destacaron las medidas que se tomaron para el sector, entre las que mencionó la eliminación de las Declaraciones Juradas Anticipadas y las retenciones a las exportaciones, como también “el acceso al Mercado Único de Cambios (MULC) que permitió cumplir con las obligaciones con las casas matrices, y la ley de incentivo al sector autopartista, entre otras”.

Al margen de estas consideraciones, las multinacionales “subrayaron” que es “necesario continuar trabajando para mejorar la competitividad a lo largo de toda la cadena con el objetivo de alcanzar el 1 Millón de unidades producidas hacia 2023”.

Aunque el tema del comercio deficitario brilló por su ausencia, ADEFA informó que en la reunión “se acordó en continuar trabajando con las mesas lanzadas la semana pasada, identificandolas diferencias de competitividad del sector automotor argentino respecto de Brasil y México, en las diversas áreas que conforman la cadena de valor de la industria automotriz”.

La cámara empresaria resaltó que “en este pasaje, ADEFA se comprometió a trabajar y presentar propuestas de mejora sobre las problemáticas planteadas”, que se darían a conocer en la próxima reunión del Plan 1 Millón prevista para dentro de tres meses.

Las partes se mostraron cordiales después del encuentro. Lejos del asomo de polémica de la semana pasada, Maier expresó que “la reunión fue muy productiva, ya que se pudo avanzar en la detección de cuáles son los problemas que aún afectan al sector, más allá del set de medidas que el Gobierno Nacional ya ha tomado desde el año pasado, para continuar trabajando en conjunto en una industria competitiva en el largo plazo”.

Según el Ministerio de Producción, Cabrera “destacó el potencial que tiene el sector, que anunció inversiones por más de U$S 3.500 millones”. La cartera oficial añadió que el funcionario “instó a las empresas a trabajar en el mediano plazo y pidió que se trabaje junto con sindicatos y gobierno en las mesas de trabajo establecidas para mejorar la competitividad y dinamizar la producción, especialmente con miras a la exportación”.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS