Tras la represión, Astilleros volvió a la calle con una masiva movilización

Marcharon a casa de Gobierno, donde ayer fueron agredidos con balas de goma y gases. Reclaman una mesa de trabajo con Vidal.
22 de Agosto de 2018

Los trabajadores del Astillero Río Santiago volvieron a las calles para repudiar frente a la casa de Gobierno Provincial la represión policial desatada el martes que dejó una veintena de trabajadores heridos y cinco detenidos, y para reclamar mejores condiciones laborales y paritarias salariales acorde a la inflación. Los obreros de la empresa naval marcharon junto a una multitud de trabajadores de la empresa naval acompañados por gremios estatales y docentes, entre otros sindicatos. A la multitud se sumaron alumnos, docentes y trabajadores universitarios que realizaban un abrazo a la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) en reclamo de aumento salarial y de presupuesto para la educación superior.

“Es un repudio contundente”, resumió Francisco Benegas, el secretario general de ATE Ensenada que nuclea a los trabajadores del Astillero. El repudio fue a la represión policial desplegada el martes fue la única respuesta del gobierno de María Eugenia Vidal al reclamo de los trabajadores del ARS que reclaman la realización de paritarias, que dejó un grupo de cinco detenidos en la comisaría Primera, que recuperó la libertad por la noche, y varios trabajadores heridos, uno de ellos hospitalizado.  

Benegas encabezó la movilización junto al Intendente de Ensenada, Mario Secco, el secretario general de ATE provincia, Oscar de Isasi, representantes de otros gremios como Hugo “Cachorro” Godoy de la CTA-A y legisladores provinciales y nacionales. "El Gobierno armó la represión y de esto hacemos responsable a la gobernadora (María Eugenia) Vidal porque esto se podría haber evitado en una mesa de trabajo", reclamó el representante de los trabajadores del ARS.

“Lo que pasó ayer no debió haber pasado, fue un hecho armado por el gobierno de la provincia de Buenos Aires en función de todas las medidas que vienen tomando para ponernos en la calle”, dijo el gremialista antes de subir al escenario. Y agregó: “Con la excusa de que queríamos entrar en la Casa de Gobierno nos reprimieron salvajemente, sin tener en cuenta que había familiares de los trabajadores, había chicos y toda una comunidad acompañando”.

La columna partió a las 11 desde Plaza Italia y estuvo encabezada por una bandera argentina que ocupó el ancho de la calle, que caminó hasta la plaza San Martín, ubicada entre la gobernación y la Legislatura provincial, donde ayer comenzó la agresión policial a los trabajadores.

La movilización se produjo en medio de un paro de trabajadores del Estado que alcanzó a toda la provincia y de docentes y auxiliares de La Plata, Berisso, Ensenada, Punta Indio y Magdalena, decretados por ATE, Suteba y Udocba en repudio de la represión.

El reclamo que los trabajadores llevaron a la gobernación es la creación de una mesa de trabajo con autoridades provinciales y de la empresa naval para discutir salarios y la reposición de conceptos salariales quitados, la inversión y reactivación de la fábrica.

En la marcha, le reclamaron diálogo a Vidal: “La represión no es el camino, la paralización, sacarnos conceptos (salariales) que son conquistas de 25 o 30 años y cerrar la paritaria no es el camino. Todo esto sigue siendo la responsabilidad del gobierno de la provincia y no de los trabajadores del ARS”, dijo.

Los reclamos de los trabajadores fueron realizados en un escenario montado en la caja de un camión sobre calle 6, en la puerta de la gobernación. Junto a Benegas estuvieron Secco, de Isasi, Godoy, gremialistas de CTA, la CGT Regional, Suteba, ADULP, ATULP y FULP (docentes, trabajadores y alumnos de la UNLP, respectivamente)  y los legisladores Florencia Saintout y Miguel Funes UC-FPV, Guillermo Kane (FIT) y el diputado nacional Nicolás del Caño.

La Corriente Federal de los Trabajadores de la CGT emitió un comunicado de acompañamiento que reclamó el cese del ajuste y la represión y expresó su “solidaridad” con los trabajadores del ARS, al que consideró como una empresa “vital para nuestra industria nacional y para nuestra Soberanía Nacional”.

El jefe comunal de Ensenada fue el objetivo del gobierno provincial que lo eligió como culpable de todo: el propio ministro de Asuntos Públicos, Federico Suárez, lo imputó a través del Grupo Clarín.  

“De Cambiemos me espero cualquier barbaridad, en lugar de pedir perdón al pueblo de ensenada por la represión, hablan de nosotros”, dijo el jefe comunal. “Es una pena que este gobierno tenga esa actitud perversa de querer cerrar el Astillero Río Santiago”, agregó.

En el ARS trabajan más de 3 mil obreros de Ensenada, La Plata y Berisso, y los trabajadores reclaman que luego de la intervención de la presidencia decidida por Vidal la empresa naval entró en un proceso de desfinanciamiento. Aseguran que el objetivo del oficialismo es despedir trabajadores y privatizar la empresa. “Hace 4 meses atrás Vidal dijo que el Astillero era deficitario, luego (Mauricio) Macri deslizó que había que dinamitarlo, y más tarde el periodista (oficialista, Jorge) Lanata hizo un operativo para desprestigiar la labor de las trabajadoras y los trabajadores”, recordó el martes De Isasi.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

móvil:N