Trump "humanitario": los niños inmigrantes podrán estar en la misma jaula que sus familiares

"No me gustaba ver a las familias separadas", dijo Trump al firmar el decreto en la Oficina Oval. Fuertes críticas de Barack Obama y del Papa Francisco.

(Foto: AFP)
21 de Junio de 2018

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tuvo que bajar un par de decibeles en su furia antiinmigratoria y firmó un decreto para poner fin a la separación de las familias de inmigrantes en la frontera, revirtiendo una práctica que generó desprecio nacional e internacional.  Sin embargo, no es que los menores queden libres sino que ahora estarán en la misma jaula que sus padres.

Trump recibió una avalancha de críticas por su política de "tolerancia cero" hacia la inmigración ilegal lanzada a principios de mayo, que propició que más de 2300 niños hayan sido separados de sus padres migrantes, en su mayoría de Centroamérica.

Fotografías desgarradoras de niños y audios en los que se escucha el llanto desesperado de pequeños retenidos en instalaciones fronterizas generaron una oleada de indignación y acusaciones de violación de los Derechos Humanos.

"No me gustaba ver a las familias separadas", dijo Trump al firmar el decreto en la Oficina Oval, luego de insistir durante semanas en que estaba obligado por ley a apartar a los menores de sus padres indocumentados.

"Creo que cualquiera con un corazón podría actuar de la misma manera", agregó, y señaló que su hija Ivanka y su esposa Melania tenían sentimientos "muy fuertes" sobre el tema.

Sin embargo, subrayó que la lucha contra la inmigración ilegal en la frontera será "igualmente dura, si no más dura".

"Debemos mantener nuestras fronteras fuertes. O seremos invadidos por el crimen y por personas que no deberían estar en nuestro país", dijo Trump durante una reunión con legisladores republicanos en la Casa Blanca.

El decreto sugiere que el gobierno buscará retener a las familias indefinidamente, al cuestionar el llamado Acuerdo de Flores de 1997, que marca un límite de 20 días para que los niños puedan permanecer detenidos.

Esta medida podría llevar a batallas legales.

Nueva York, que este miércoles se escandalizó al conocer que más de 70 niños separados de sus padres en la frontera estaban en albergues federales en ese estado, ya anunció una demanda estatal contra la administración Trump "por violar los derechos constitucionales de niños inmigrantes y sus familias".

Una medida "temporal" 

De marzo a mayo, más de 50.000 personas por mes, la mayoría de Guatemala, El Salvador y Honduras, pero también de México, fueron detenidas por cruzar ilegalmente la frontera, una cifra en alza desde octubre. Un 15% llega en grupos familiares, 8% son menores no acompañados.

Casi todas las familias, y muchos otros, solicitaron asilo por la violencia en sus países de origen.

La política de separación obligatoria de niños y adultos fue anunciada el 7 de mayo buscando disuadir a los migrantes, y provocó controversia al conocerse estremecedores relatos de niños en instalaciones preparadas para ellos.

Los menores son retenidos por patrulleros fronterizos en espacios cercados que parecen jaulas, donde los pequeños "lloran y gritan llamando a sus mamás", contó a AFP en El Paso la pediatra Marsha Griffin, que visita centros de detención temporal en Texas, entre ellos los de bebés y niños pequeños.

El gobierno de Trump no explicó hasta ahora como se reencontrarán con sus familias los miles de niños separados hasta ahora.

Gene Hamilton, un alto funcionario del Departamento de Justicia, dijo que el decreto era una medida "temporal" y que el Congreso necesita dar "una solución permanente".

El miércoles había al menos dos proyectos de ley sobre inmigración, pero no se sabía si alguno tenía el apoyo para ser aprobado. Los republicanos controlan la Cámara, pero en el Senado la mayoría oficialista es muy frágil (51-49).

El presidente de la Cámara baja, el republicano Paul Ryan, anunció que este jueves sometería a votación una iniciativa, que además de contemplar las separaciones familiares busca resolver la situación de los "dreamers", inmigrantes indocumentados traídos al país cuando eran niños.

"Encerrar a familias enteras no es una solución en absoluto", dijo el senador demócrata Dick Durbin tras conocerse el decreto. "La administración Trump debe revertir su política de perseguir a las personas vulnerables que huyen de tres de los países más peligrosos del mundo".

Desde Obama al papa

Varias voces se alzaron contra esta política de Trump el miércoles, al celebrarse del Día Mundial de los Refugiados: desde el expresidente Barack Obama, a la ministra británica Theresa May y su par canadiense Justin Trudeau.

"La dignidad de una persona no depende de que sea ciudadano, migrante o refugiado. Salvar la vida de quien escapa de la guerra y de la miseria es un acto de humanidad", recordó en un tuit el papa Francisco.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, pidió por su parte "el más pronto cambio de esta legislación retrógrada", y dijo que "sería oportuna" una visita a la frontera de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Durante la sesión del consejo permanente de la OEA, varios países, entre ellos México, Guatemala y El Salvador, rechazaron la política migratoria estadounidense, en medio de llamados a respetar la Convención de Derechos del Niño, un tratado internacional que Washington firmó pero no ratificó.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS