Los músicos del Teatro Colón invitan a un concierto público para expresar sus reclamos laborales

Se realizará este 27 de diciembre a partir de las 18.30 en la entrada de la calle Libertad 621. Participan la Orquesta Estable del Colón, la Filarmónica de Buenos Aires y algunos miembros del Coro Estable. 

27 de Diciembre de 2019

Como lo informara oportunamente Tiempo Argentino, los integrantes del cuerpo artístico del Teatro Colón atraviesan desde hace tiempo una situación laboral crítica. Este viernes 27 de diciembre harán públicos sus reclamos a través de un concierto abierto del que participarán la Orquesta Estable del Teatro Colón, la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires y algunos miembros del Coro Estable del Teatro Colón.  Dicho concierto tendrá lugar a partir de las 18.30, en la entrada del Teatro de Libertad 621.

Los reclamos son de dos órdenes diferentes pero relacionados. Por un lado, el deterioro salarial y, por otro, el deterioro artístico.

Los trabajadores del cuerpo artístico, además, son víctimas del mal trato de los autoridades del Teatro quienes, como sucedió en otros ámbitos públicos como el Ministerio de Cultura que el gobierno de Cambiemos degradó a Secretaría, los estigmatizan calificándolos de “verduleros” y “empleados municipales”. Estas expresiones, utilizadas a modo de insulto, delatan cuál es la ideología que sustenta el gobierno que sigue al frente de la Ciudad de Buenos Aires.

Los trabajadores informan que desde hace diez años vienen haciendo reclamos a las autoridades sin ningún tipo de resultado positivo. Las autoridades que están al frente del Teatro son María Victoria Alcaraz (Dirección General del Teatro), Enrique Arturo Diemecke (Dirección General Artística y de Producción), Martín Boschet (Dirección General Ejecutiva) y Elizabeth Sarmiento (Dirección General de Recursos Humanos).

Sus sueldos, como el de la mayoría de los trabajadores, quedaron por debajo de la inflación y no tienen relación con la envergadura del establecimiento que está considerado como uno de los teatros más importantes del mundo. A esto se suma que los músicos con los únicos trabajadores de la Ciudad de Buenos Aires que aportan sus propios instrumentos de trabajo. El deterioro salarial los golpea doblemente en la medida en que muchos de los insumos que necesitan como, por ejemplo, cuerdas, están dolarizados y deben pagarlos con salarios depreciados en pesos.

La situación de precarización laboral se hace evidente también en los múltiples y desventajosos contratos que el Teatro mantiene con muchos trabajadores artísticos cuyas remuneraciones son mucho más bajas que las que recibe por el mismo trabajo el personal estable, con la desventaja adicional de que suelen no pagarse de manera regular.

Los trabajadores denuncian, además, que el Teatro comercializa grabaciones sin pagar los derechos de interpretación y hace un uso abusivo de la institución pública para realizar a través de ella negocios privados.

La situación laboral no se condice ni con la jerarquía del Teatro ni con la formación de quienes conforman su cuerpo artístico que ocupan su lugar a través de concursos abiertos de antecedentes y oposición que se llevan a cabo con jurados internacionales.

Los reclamos tomaron estado público hace unos días cuando al final de El lago de los cisnes, se desplegaron carteles que pedían “Sueldos dignos”, “Dignidad laboral” e instaban a terminar con la precarización laboral y los abusos de poder por parte de las autoridades.  Pero los conflictos son de larga data y no encuentran una solución positiva.

El concierto público que se llevará a cabo hoy a partir de las 18.30 es una forma pacífica de dar a conocer la situación que se vive en el Colón puertas adentro y de instar a sus autoridades a que tomen las actitudes necesarias para dar respuestas a los reclamos de sus calificados artistas-trabajadores que son parte insoslayable del prestigio que el Teatro tiene en todo el mundo.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS