Un policía muerto y dos heridos en la marcha de la oposición venezolana

Los uniformados fueron atacados cuando trataban de disolver una manifestación. Hay dos personas detenidas. El oficialismo acusó a la oposición de tener planes para generar disturbios durante las protestas y justificar un intento de "golpe de Estado".
27 de Octubre de 2016

Un policía murió y otros dos resultaron heridos este miércoles durante enfrentamientos entre agentes y manifestantes de oposición en Venezuela, dijo el ministro de Interior y Justicia, general Néstor Reverol.

"Lamentablemente tenemos un oficial de la policía del estado Miranda fallecido, José Alejandro Molina Ramírez, y tenemos dos oficiales heridos, uno por arma de fuego y otro por un objeto contundente", señaló Reverol en una comunicación telefónica con la televisora gubernamental.

El militar aseguró que manifestantes iniciaron "un ataque con armas de fuego" contra policías que en la noche acudieron a disolver el bloqueo de un tramo de la carretera entre Caracas y San Antonio de los Altos, una ciudad satélite de la capital.

El dirigente opositor Henrique Capriles, gobernador de Miranda, confirmó la muerte del agente, que calificó como un "suceso lamentable" en un mensaje en Twitter.
Reverol indicó que dos personas están detenidas por su presunta vinculación en los sucesos, mientras que el Ministerio Público confirmó el inicio de una investigación.

El ministro hizo un llamado a "la paz" luego de multitudinarias manifestaciones opositoras en las principales ciudades del país como protesta por la suspensión del proceso hacia el referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro.

"Seguimos llamando a la paz, llamando a la prudencia", agregó Reverol.

El oficialismo ha acusado a la oposición de tener planes para generar disturbios durante las protestas y justificar un intento de "golpe de Estado".

El número dos del chavismo, Diosdado Cabello, expresó en su programa semanal de televisión que la muerte del agente es consecuencia "de la locura" de los adversarios de Maduro, responsabilizando por lo ocurrido a Capriles, uno de los principales líderes de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Tras la jornada de movilizaciones de este miércoles, la oposición convocó a una huelga general de 12 horas para el viernes y a una marcha al palacio presidencial de Miraflores, en Caracas, el 3 de noviembre, lo que complica el diálogo político sobre la crisis con acompañamiento del Vaticano.

El miércoles, desde la tribuna, el presidente de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, Henry Ramos Allup, anunció que Maduro será declarado en "abandono del cargo" por el parlamento, lo que le será "notificado" en una manifestación hacia el palacio presidencial de Miraflores el 3 de noviembre.

"Hemos comenzado un proceso para declarar la responsabilidad política de ese vago que tenemos en Miraflores", desafió Ramos Allup, mientras que el secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Jesús Torrealba, llamó a una huelga general de 12 horas para el viernes.

En su programa semanal de televisión, Cabello, advirtió que los militares tomarán las empresas que acojan el llamado a huelga. "Empresa que se pare, empresa tomada por los trabajadores y la Fuerza Armada", sentenció.

En la marcha, el líder opositor Henrique Capriles exigió a Maduro "ordenar" al poder electoral, al que la oposición acusa de servir al gobierno, reactivar el revocatorio.

"Le estamos dando un plazo al gobierno. Yo le digo al cobarde que está en Miraflores (...) que el 3 de noviembre todo el pueblo venezolano se viene para Caracas porque vamos pa 'Miraflores", dijo.

La marcha en Caracas había transcurrido en calma, pero en la noche el ministro de Interior y Justicia, denunció la muerte de un policía por arma de fuego en un choque con manifestantes que bloqueaban una carretera en las afueras de la capital y dijo además que otros dos agentes resultaron heridos.

El Ministerio Público confirmó además la detención de 80 personas en nueve de los 24 estados del país.

Mientras tanto, Maduro instaló el Consejo de Defensa de la Nación con el propósito de que este órgano de máximas autoridades de los poderes públicos evalúe lo que denuncia como un "golpe parlamentario".

"Está convocada la mesa de diálogo nacional. Yo voy a asistir porque yo quiero el diálogo por la paz del país", insistió el presidente.

Luego, ante miles de seguidores concentrados a las afueras de Miraflores para apoyarlo, Maduro acusó al parlamento de tomar "el camino del desacato a la Constitución" y criticó la ausencia de Ramos Allup en el Consejo de Defensa.

La oposición responsabiliza a Maduro de la crisis política y económica y sostiene que el revocatorio era la "válvula de escape" de una población hastiada de hacer largas filas para conseguir alimentos a precios subsidiados.

El gobierno culpa a "empresarios de derecha" de la crisis que se refleja en escasez de alimentos y medicinas y una inflación calculada por el FMI en 475% para este año.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS