Un presupuesto de ajuste que nace muerto: se debatirá recién tras el cambio de gobierno

Lacunza presentó un esquema de ajuste, reducción de subsidios y aumento de tarifas que no será convalidado por el resto de los espacios políticos. La ley de leyes se comenzará a debatir después de las elecciones generales del 27 de octubre.

(Foto: Prensa Diputados)
17 de septiembre de 2019

En el gobierno de Mauricio Macri todo es deuda y, como es lógico, lo prometido también. Por eso a ninguno de los legisladores que presenciaron el Presupuesto 2020 se sorprendió ante el esquema de ajuste desplegado por el ministro de Hacienda Hernán Lacunza ya que el Presidente había prometido que en caso de ganar “haría lo mismo pero más rápido”.

Con un gobierno débil que sólo presentó el presupuesto para cumplir con una formalidad habrá que esperar hasta el lunes posterior a las elecciones generales para comenzar a despejar las incógnitas respecto a las previsiones para el año venidero.

El titular del bloque del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, lo dejó claro. “Lo lógico es que este Presupuesto, con el que va a gobernar el futuro presidente, se discuta con el futuro presidente. Es ilógico que lo empecemos a discutir en este escenario cuando estamos en un proceso electoral que encima no es favorable para el oficialismo”, detalló el santafesino.

...
(Foto: Prensa Diputados)

“Después del 27 de octubre, sabiendo los resultados, podemos adelantar la discusión y el debate. Pero casi con seguridad va a ser un Presupuesto que se va a aprobar en las sesiones extraordinarias de diciembre con el presidente electo. Eso es lo razonable”, agregó Rossi.

También podés leer: Lacunza polémico: dijo que el próximo gobierno partirá desde una base mejor que la de 2015

Desde el oficialismo, como es costumbre, se aferraron a la línea de comunicación que les bajó el jefe de Gabiente, Marcos Peña, y en manada salieron a asegurar que “el presupuesto es realista”. Así lo sostuvieron tanto el jefe del bloque de la UCR, Mario Negri, como su par del bloque PRO, Álvaro González.

Lo cierto es que la realidad y los presupuesto de Cambiemos no se llevan de la mejor manera. Para 2016 la proyección planteada por el oficialismo aseguraba que la inflación para todo el año iba a ser del 14,5% y terminó superando el 40. Para 2017 estimaron 17% y terminó en 25%; en 2018 decían que llegaría al 17% y terminó por encima del 45. Por último para este 2019 el presupuesto estimaba que el promedio de aumento de precios rondaría el 23% y nadie espera que sea menos del 55%.

Por su parte, el bloque justicialista explicó: “El gobierno nacional continúa haciendo pronósticos imaginarios con crecimiento mientras asistimos a una crisis que se profundiza todos los días”. A su vez, señalaron que “lamentablemente en la exposición faltaron precisiones sobre a un tema clave como el endeudamiento con el FMI y los tenedores de bonos”.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual