Un relato singular para construir equidad

Millones de segundos revela la vida de Alan, un adolescente trans con síndrome de Asperger. “El teatro muestra historias que para mucha gente significan un primer acercamiento a temáticas postergadas”, detalla Raquel Ameri.
11 de Diciembre de 2017

Muchas veces el teatro propone una mirada distinta sobre un tema postergado o visibiliza los márgenes menos conocidos de diversos tópicos. Con esa intención e inspirándose en un hecho real, Diego Casado Rubio, autor y director español residente en Buenos Aires desde el 2005, escribió Millones de segundos. La obra cuenta la historia de un adolescente transexual con Asperger.

“No se padecen las diferencias: se padece la incomprensión. La inclusión, la aceptación, eso es lo que necesitamos todos y en lo que hay que trabajar como sociedad”, dice Raquel Ameri, la actriz elegida para protagonizar esta pieza teatral. “La intención es abrir para el espectador aunque sea una parte de dos universos recurrentemente ignorados u ocultados”, agrega.

“Me propuse componer a un adolescente varón con Asperger, no un trans porque es como Alan, como se llama mi personaje, se siente. Fue un desafío. Puede explorar también cosas que nos suceden a todos lo humanos en esa edad, como la búsqueda de uno mismo, de una identidad”, comenta Ameri, quien está en el centro de la escena los 70 minutos que dura la obra.

La violencia está presente en todo momento de Millones de segundos. Proviene de su madre, a la que le preocupa más el qué dirán que su propio hijo; pasando por la violencia institucional de ejercen los médicos. 

“Además se habla del bullying por parte de compañeros y otros asuntos con los que tiene que lidiar. No es fácil. “El teatro muestra historias que para mucha gente significan un primer acercamiento a temáticas postergadas. Ese es nuestro aporte. Vino gente  de la asociación de familiares de personas con Asperger y de la comunidad trans y nos agradecieron de  intentar ser lo más fieles posibles a lo viven, desde nuestro escenario”, comenta la intérprete  de 38 años.

Ameri también reconoce que aprendió mucho sobre el tema y reflexiona: “Creo que es natural que evolucionemos como sociedad hacia la idea de la diversidad como algo a respetar sin preconceptos. Y conocer lo que le pasa a otros es la única manera de asimilar que no tiene sentido discriminar. Es algo en lo que nos tenemos que comprometer, aunque no siempre sucede.  «

Millones de Segundos. 

Hoy a las 18.30 en “El extranjero” (Valentín Gómez 3378).

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

móvil:N