Una historia de silencios y desvelos

Emma, el film de Juan Pablo Martínez, apuesta a la potencia de lo no dicho. La protagonista Sofía Rangone reflexiona sobre los ritmos del cine comercial y los desafíos de un papel atípico.
24 de Febrero de 2018

Las oportunidades llegan si se apuesta fuerte y la doctora Sofía Rangone lo sabe. Luego de  terminar la carrera de Medicina y a punto de empezar la residencia, decidió dar lugar a una pasión que siempre tuvo en paralelo a la salud: actuar. Sus primeros pasos profesionales fueron como suplente en The Rocky horror show, donde aprovechó su gran técnica como cantante. Hoy Rangone es la protagonista de Emma, la película escrita y dirigida por Juan Pablo Martínez (Luna en Leo, Desmadre) que obtuvo los premios a mejor película y mejor actriz en EE UU y Francia, respectivamente.

Emma fue rodada en locaciones tan diversas como Punta del Este (Uruguay), Cracovia (Polonia) y distintos puntos de la Patagonia argentina. Cuenta la historia de Ana (Sofía Rangone), una mujer que sufre la desaparición de su marido y se ve obligada a cargar con esa ausencia y el silencio. Con un lenguaje lleno de herramientas cinematográficas del cine arte de origen europeo, la película se desarrolla de una forma muy diferente a la de los productos comerciales. "No es un film de nicho, pero tiene un ritmo lento que va generando tensión en el espectador. No estamos acostumbrados a películas que no pongan la acción por sobre la verdaderos sentimientos de los protagonistas. En Emma parece que no pasa nada, pero pasa todo. Me gusto mucho el desafío de empezar a hacer cine con un papel tan difícil", explica Rangone.

Su personaje sólo dice una palabra en toda la película. "Fue todo interpretación. El director me convocó por mi physique du rol. Yo le dije que nunca había hecho cine, pero me propuso audicionar, fui y quedé. Tuve que hacer una escena muy complicada, pero parece que me salió bien porque acá estamos", bromea Rangone. La película se trabajó a partir de una escaleta –una descripción de la acción– y casi todos los diálogos fueron improvisados por los actores. "Eso me dio libertad para ir entrando en confianza. Me ayudaron mis compañeros y todo el equipo, pero me sentí muy cómoda", confiesa la joven actriz que interpreta varias escenas de sexo. "Acepte el papel sin saber si iba a poder hacerlo –agrega–. Fue como una apuesta a ciegas, me mandé y fue pura adrenalina". Para lograrlo, comenta la actriz, fue fundamental el apoyo de colegas de más experiencia, como Jazmín Stuart y Germán Palacios.

"Esta es una película muy particular. Se trata de la vida de una mujer fuerte, pero golpeada por la pérdida –reflexiona–. Es, creo, muy realista, y está relatada con el ritmo tan terrible que solo puede tener la realidad, y eso es un mérito. Por suerte se cruzó en mi camino porque crecí mucho".

Emma fue galardonada como Mejor película en el New Jersey International Film Festival 2017 (New Jersey, EE UU) y Mejor Actriz (premio que se llevó Rangone) en el Nice International Film Festival 2017 (Niza, Francia). Nada mal para una primera experiencia, "la película estuvo en muchos festivales, pero fue en la India donde la gente se entusiasmó más. Me hicieron miles de preguntas muy interesantes. Todo eso me sirvió para crecer a nivel profesional y personal", concluye.  «

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS