Una madre denuncia a Stinfale por la muerte de su hijo en un boliche

Se trata de Alejandra Grittini. Su hijo Leandro había ido en 2012 a la disco Big One, que sería del abogado. A cuatro años del hecho, sólo hay una médica acusada de abandono de persona seguido de muerte. La mujer se enfrentó a toda la mafia de la noche y señala al Gobierno de la Ciudad.
14 de mayo de 2016

Leandro tenía 26 años y había ido a la disco Big One, propiedad del abogado. Por el hecho que sucedió en 2012 hay una médica acusada de abandono de persona seguida de muerte.
Alejandra Grittini sigue de duelo. Lo dice su cara, el tono de voz, el pañuelo que aprieta con la mano derecha para secar lágrimas. El esfuerzo es vano. El llanto silencioso jamás termina. Desde aquella mañana del 27 de febrero de 2012, cuando su cuñado la recibió en la casa familiar de Bernal y le dijo: "Alejandra, Lean está muerto." 
"Entré en un gris. No sé cómo respondí las preguntas que me hacían. Lo que sí recuerdo es que cuando el abogado de este señor llamó para decir que iban a cubrir los gastos del velorio, le dije a mi cuñado: 'Leandro tiene a la madre para preocuparse por él'."
"Este señor" es Víctor Stinfale, presunto dueño del artificio de empresas montado para lucrar con las fiestas electrónicas. Para el fiscal Federico Delgado, que pidió su detención en la causa Time Warp, Stinfale, hoy alojado en su casa de Ramos Mejía, "es uno de los responsables de los hechos que, por una mezcla de astucia y necesidad derivada de un embargo e inhibición general de bienes, resolvió actuar como la presencia de una ausencia".
Alejandra sabe lo que significa "la presencia de un  ausencia". Hace cuatro años busca entender la dinámica de la muerte, representada por la pérdida de su hijo, hincha de Independiente y team leader de una exportadora agroindustrial. El 27 de febrero de 2012, alrededor de las 5, el joven de 26 años sufrió una descompensación dentro de Big One, el boliche que Stinfale tiene en Alsina 940, a metros de Bernardo de Irigoyen, y murió. Por el caso, está procesada la doctora Lidias Britos, que atendió a Leandro en el subsuelo del local, donde la "enfermería" funcionaba entre pilas de bebida energizante y cajas de champagne. Britos está imputada porque "no le brindó al damnificado una asistencia adecuada. No sólo por el tardío de su intervención sino por la deficiente atención que le suministró". Está acusada por "abandono de persona seguido de muerte" y sobre ella pesa un embargo de un millón de pesos. Las sustancias halladas en la sangre de Leandro fueron cafeína y metanfetamina. Nada que ver con la información que brindó el abogado Rodolfo Ruiz, apoderado legal del boliche, que había asegurado que el chico había consumido "cocaína y ketamina".
Para conocer la verdad, Alejandra tuvo que luchar en soledad. Primero buceó en foros de música electrónica. Se presentó como "Mami de Lean" y recibió mucha información sobre el caso. Tanta, que la semana pasada se presentó en la fiscalía de Delgado y declaró durante más de tres horas.
–¿Conocía a Stinfale?
–No sabía quién era. Comencé a investigar por mi cuenta y en los foros encontré a un DJ que conocía el mecanismo de esta gente, y que en este mismo momento (jueves 12 de mayo) está declarando en la fiscalía. Él me ayudó muchísimo.
–¿Qué puntos en común encontró entre lo que pasó con su hijo y las muertes de Time Warp?
–Los organizadores, las fallas de los órganos de control del Gobierno de la Ciudad, la superpoblación, las maniobras de corte de agua, ventilación y las habilitaciones. Los sospechosos son los mismos, todo conduce a Stinfale.
–¿Las fuentes mostraron temor respecto de Stinfale? 
–Sí.
–¿A usted la amenazaron?
–No. Y no me interesa armar un circo con Stinfale. No tengo nada para ganar porque ya perdí todo. Estos tipos se cebaron y crearon una realidad para ganar plata a costa de los pibes.
–¿Qué opina del rol del gobierno de la Ciudad respecto de esta problemática?
–Es un gran socio. La diferencia es que cuando pasó lo de Lean nadie salió a decir nada pero ahora habló Rodríguez Larreta y fue vergonzoso lo que dijo. Apuntó a la educación, hizo cargo a los padres. Es un negador.  «

Más caminos que conducen al abogado

Javier Florio Lenartowicz, el empresario que está preso acusado de organizar fiestas electrónicas VIP en quintas del Conurbano bonaerense donde se comercializaban drogas sintéticas, denunció el viernes 13 ante el juez, que el abogado Víctor Stinfale y el empresario de la noche Daniel Bellini le armaron la causa judicial junto a funcionarios policiales. Stinfale está acusado por la muerte de cinco jóvenes en Costa Salguero.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual