Una mujer herida tras una extraña detonación en el monumento a Ramón Falcón en Recoleta

Sucedió el mismo día del 109 aniversario del asesinato de quien fuera jefe de la Policía porteña a comienzos de siglo. La persona hospitalizada sería una de las dos que manipulaba el artefacto. Los investigadores creen que trataba de perpetrar un atentado e investigan a grupos anarquistas

14 de Noviembre de 2018

La detonación de un explosivo casero en el Cementerio de la Recoleta provocó heridas a una mujer de 33 años, que se halla internada en el Hospital Fernández, con quemaduras y la pérdida de tres falanges y lesiones importantes en  la cabeza. Sería, de acuerdo a las primeras versiones, una de las dos personas que manipulaba el artefacto.

El episodio se dio en un lugar y un día precisos: en la tumba del coronel Ramón L. Falcón, el 14 de noviembre, a 109 años exactos de la muerte de quien en 1909 era jefe de Policía de la Capital, a manos del anarquista Simón Radowitzky.

En el lugar, de acuerdo a la versión policial, quedaron las pelucas con las que iban disfrazadas las dos personas que habrían manipulado el explosivo. Sobre la bóveda de Falcón quedaron pintadas de inspiración anarquista y restos metálicos de la deflagración.

Falcón se destacó en la represión de movilizaciones obreras de principios del siglo XX, en particular durante la llamada Semana Roja. El 1° de mayo de 1909, ordenó reprimir la manifestación convocada por la FORA anarquista en Plaza Lorea (hoy parte de Plaza Congreso), dejando once muertos y más de un centenar de heridos, y al día siguiente, mandó dispersar a tiros las columnas que llevaban a la Chacarita los féretros de los obreros asesinados.

Seis meses más tarde, Radowitzky, un joven anarquista de 17 años recién llegado de Ucrania, mató a Falcón con una bomba de fabricación de casera, en la esquina de Quintana y Callao. El monumento al policía erigido allí suele mostrar en su pedestal el mensaje “Simón vive”, escrito con aerosol. Radowitzky pasó 21 años preso en el penal de Ushuaia, donde fue torturado y vejado.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

móvil:N