Una pluralidad construida de voces y silencios

La 42º Feria del Internacional del Libro fue inaugurada por el escritor argentino Alberto Manguel. Además del aún no asumido director de la Biblioteca Nacional, hablaron Pablo Avelluto y Diego Santilli.
Por Juan Pablo Cinelli - Desde la Feria del Libro
24 de abril de 2016

Quizá como nunca antes, la jornada de apertura de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, que va por su edición número 42º, estuvo rodeada de un clima enrarecido, de expectativas variopintas entre las que convivían el optimismo con la incertidumbre y el temor. Optimismo porque la continuidad de la Feria siempre es una buena noticia, una sana costumbre que con más de cuatro décadas parece gozar cada vez más de buena salud. Incertidumbre y temor por que el inestable clima social pudiera trasladarse puertas adentro de esta fiesta de la industria editorial.

Ya en los días previos fuentes vinculadas tanto al gobierno nacional como a la administración porteña manifestaban su preocupación por la turbia imagen pública del ministro de Cultura de la ciudad Darío Lopérfido, un actor de importancia no menor en este asunto, en tanto un evento como la Feria del Libro se encuentra dentro de su área de influencia directa. Vale la pena recordar que históricamente Feria y gobierno porteño mantuvieron un vínculo que siempre fue muy próximo. Sirve como ejemplo la tradicional Noche de la Ciudad, que organizaba el anterior responsable de la cartera de Cultura porteña, Hernán Lombardi (hoy Ministro de Medios Públicos de la Nación), pero que Lopérfido eligió no continuar este año. A eso se suman los constantes episodios públicos de rechazo que el ministro de Cultura viene sufriendo desde que, con absoluta falta de tacto político y sin sentido de la oportunidad, se le ocurriera cuestionar el número de los desaparecidos, sugiriendo que dicha cifra obedecía antes al clientelismo que a la historia. Por todo esto, no llamó la atención de nadie que Lopérfido no se encontrara entre los funcionarios que asistieron al acto inaugural de esta edición.

Pero ahí no terminaban las preocupaciones. Aunque no en el mismo nivel que en el caso del ministro de Cultura, la figura del escritor Alberto Manguel, director designado de la Biblioteca Nacional, también se convirtió en un dolor de cabeza para aquellas mismas “fuentes cercanas”. Es que desde que el 22 de marzo se concretara el despido masivo de más de 200 empleados de la Biblioteca, su perfil quedó en el ojo de la tormenta. A partir de eso no fueron pocos los que concluyeron que su condición de asumir en su nuevo cargo a partir del próximo mes de junio, estaba destinada a no quedar vinculado con esta incómoda instancia de achicamiento de la planta. Pero quiso el destino que Manguel, quien vive desde hace años en el extranjero, también fuera el invitado de honor de la Feria a quien se le confió la tarea del discurso inaugural de esta edición. Una invitación que, como se encargó de aclarar en su discurso Martín Gremmelspacher, presidente de la Fundación El Libro, entidad organizadora del encuentro, había sido cursada meses antes de que el nuevo gobierno le ofreciera el sillón de Borges. Fue así como, de buenas a primeras, la Feria del Libro se encontró con una bomba de tiempo entre las manos. Lo que tanto el gobierno como la organización temían (siempre de manera extraoficial, aunque las voces de todos los pasillos lo daban como un hecho consumado) era que los despedidos intentaran manifestarse durante el discurso de Manguel y que la cosa derivara en algún incidente serio.

La profecía, sin embargo, se autocumplió de manera parcial, porque si bien hubo un grupo de personas que se manifestaron de manera abierta durante la alocución que el aún no asumido director dirigió a los presentes, no se registró ni un solo incidente que merezca ser definido como tal. Simplemente un grupo de entre 30 y 40 personas esperaron a que Manguel agarrara algo de velocidad con su discurso para, entonces sí, ponerse de pie y en respetuoso silencio exhibir a mano alzada una serie de pancartas con consignas y preguntas dirigidas al orador. “No a la Biblioteca offshore”, “Una biblioteca no es un negocio” o “¿Quién dirige la Biblioteca Nacional?”, fueron algunas de ellas. Sin apartarse de la lectura de su texto, el nuevo director ignoró por completo la presencia de aquellos que lo increpaban. En esa actitud no sólo parecía no atender a las legítimas dudas de ese grupo de personas autodefinidas como “lectores de la Biblioteca” (ver recuadro), sino apartar la mirada de una serie de cuestiones que lo involucran. Entre ellas la de cargar con la responsabilidad que implican los despidos y el desmantelamiento de la red de actividades ocurridos en la Biblioteca Nacional a poco de que finalmente ocupe su cargo, más de seis meses después de su designación.

La intervención duró no más de cinco minutos. Luego de que los manifestantes se retiraran en paz y por su propia voluntad, Manguel siguió hasta el final de su discurso sobre la relación entre Don Quijote y la ciudad de Buenos Aires. En él Manguel regresa sobre la primera de las aventuras del personaje de Cervantes. “Don Quijote se topa con Andresito, a quien su patrón ha atado a una encina y azota brutalmente porque el muchacho ha tenido la osadía de exigir los nueve meses de sueldo que se le deben”, relata Manguel y el paralelismo desborda actualidad. “Oyendo esto, Don Quijote ordena al patrón que lo desate y que le pague el dinero debido. Éste, azorado por la apariencia demencial del caballero, promete hacerlo. Andresito le implora a Don Quijote que no le crea, que no cumplirá su promesa, que su castigo será peor que antes, a lo cual Don Quijote responde que el patrón ha jurado acatar sus órdenes ‘por la ley de caballería’ y que no se atreverá a romper tal alto juramento. Por supuesto, en cuanto Don Quijote se aleja, el patrón vuelve a atar a Andresito a la encina y le da tantos azotes que lo deja por muerto.” Manguel remató la anécdota afirmando que “En el mundo real no basta la fe del lector.” En este caso no es difícil acordar con él.

Contra el mercado disfrazado de cultura

Durante el discurso de apertura de la Feria que brindó Alberto Manguel, un grupo de más de 30 personas alzó en silencio sus carteles con consignas en contra de la pauperización del plantel y las actividades permanentes que se desarrollaron en la Biblioteca Nacional durante la gestión de Horacio González. "Quienes nos manifestamos durante el discurso de Alberto Manguel somos personas que miramos la realidad y estamos incómodos con lo que está pasando", afirma Patricia Sadovsky, una de las manifestantes. "Elegimos el silencio como forma de expresión porque queríamos hacer algo respetuoso y contundente. Nuestra intención nunca fue la de impedir el acto, pero sí confrontar a Manguel, porque es un director sin asumir ya se pronunció a favor de la desactivación de los programas que la Biblioteca venía desarrollando. Pero sobre todo porque miró con indiferencia los despidos y ahora viene a asumir cuando lo peor ya se ha consumado", completa. "Entre nosotros no hay ni empleados ni ex empleados de la Biblioteca Nacional", agrega Vanina Escales, otra de las participantes.

"Sólo somos un grupo de lectores a los que nos parece que hay una impronta del mercado por sobre la cultura que no nos gusta. Sentimos que el proyecto de la Biblioteca Nacional nos permitió participar y pensar la cultura entre todos. Un proyecto que nos incluyó como lectores, como interventores culturales, como activistas y pensadores. Y creemos que en tanto sea el mercado disfrazado de cultura quien tome la Biblioteca Nacional ese proyecto está en riesgo." Para Escales, manifestarse durante el discurso de Manguel fue una forma de interpelarlo de manera directa, porque a pesar de ser "el director designado aún no se pronunció acerca de los despidos", ni siquiera después de que "uno de esos empleados muriera tras ser despedido". "Nos parece que Manguel debería asumir con responsabilidad este cargo, porque aunque ha sido designado todavía nadie sabe cuál es su proyecto", concluyó.

Opinión

Horacio González, director de la Biblioteca Nacional hasta la designación de Manguel
"Ningún refinamiento puede estar de espalda a los trabajadores"

"Lamentablemente no pude escuchar completo el discurso de Alberto Manguel de la inauguración de la Feria del Libro, sino sólo de manera entrecortada a través de YouTube", se excusa Horacio González, director de la Biblioteca Nacional hasta la reciente designación del escritor Alberto Manguel al frente de ese organismo. "Lo que sí puedo hacer es una apreciación de su obra. Creo que en Una historia de la lectura aborda la posición del lector y del libro, de la lectura como una actividad transformadora y un componente fundamental de la ética. Creo que él tiene una total frustración sobre la ética del lector. La ética del lector través de la crítica permanente es un viejo tema de Borges, que este hizo valer socialmente de una manera muy superior al empeño que pone Manguel en hacer aparecer al lector como un personaje abstracto, fantasmagórico. Creo que Manguel es un buen intelectual de la globalización, porque tiene la capacidad de que la ética del lector que proclama se diluya socialmente sin ninguna consideración hacia los trabajadores. Esto habla de un intelectual refinado contra el que no tengo nada. Es más, uno intenta serlo, pero ningún refinamiento puede estar de espalda a los trabajadores", agregó.

-¿Qué opina del hecho de que durante su discurso ignorara la presencia de personas con pancartas que decían "Una biblioteca no es un empresa" o "No a la Biblioteca offshore"?-Sí, por lo que pude ver, Manguel siguió leyendo. Me pareció un acto fundamental que instaló un tema en la sala y ante el que hubo reacciones. Fue una manifestación pacífica que no pretendió perturbar al que hablaba, no lo interrumpió en ningún momento. Me pareció un nuevo tipo de intervención cultural que plantea problemas de la cultura argentina de este tipo: si vamos a crear una cultura argentina totalmente abstracta y desvinculada de los intereses de los trabajadores. En la Biblioteca los gremios plantearon que estaban en negociaciones para lograr una nueva tanda de reincorporados y se les contestó que si había algún problema en la Feria atribuible a los gremios se paraba la negociación. Mi opinión personal es que esto es un chantaje muy feo que los gremios no pueden aceptar. No estoy de acuerdo en que a los trabajadores de la Biblioteca se les pida un riguroso silencio. Creo que es necesario hablar y, por supuesto, dialogar con Manguel, que es una figura importante de la cultura cuya obra está un poco en el rastro de Umberto Eco, Roger Chartier, Borges y toma un poquito de todos lados. Yo le pediría que se fije un poquito en lo que se hizo en la Biblioteca hasta ahora. Por ejemplo, dice que no hay catálogo. Hay un catálogo informatizado en el que se está trabajando desde hace un tiempo y que hace precisamente la subdirectora de la Biblioteca. Creo que no puede estar tan desinformado. Hay una muy buena página con registro digital de una cantidad de libros que pone a la Biblioteca en un lugar destacado en América Latina. Creo que si él siguiera la ética lectora del Quijote, debería ser una persona mucho más porosa a los reclamos del mundo.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual