(Foto: Revista Barcelona)
22 de Abril de 2019

Hartos de respirar agroquímicos y sustancias tóxicas, vecinos de zonas rurales de todo el país, y sobre todo de la Pampa húmeda, se mudan en masa a ciudades repletas de smog y de monóxido.

A pesar de que un documento público de una empresa de productos para fumigar sobre escuelas, el cual cuenta con el aval del CEO de la Nación, Mauricio Macri, la gente del campo no andaría con vueltas a la hora de evacuar las regiones rociadas con pesticidas.

“Estoy pensando en mudarme a Capital, porque prefiero que la Policía de la Ciudad me cague a tiros a respirar la inmundicia que los produc­tores tiran en el campo”, dice un ex vecino de Saladillo, provincia de Buenos Aires, para quien, además, “antes que los agrotóxicos es mejor caerse en la vereda porque Lajeta o Larreza o Larreta o como se llame levanta baldosas sanas”.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

móvil:N