Volver

El colega español Pascual Serrano recuerda que cuando ese faro periodístico que fue el polaco Ryszard Kapuściński corregía trabajos a sus alumnos, los devolvía con comentarios como el siguiente: “Es importante que no te contagies de esa enfermedad terrible que es la indiferencia.”
24 de Abril de 2016

Que hoy Tiempo Argentino vuelva a las calles es producto del compromiso de sus trabajadores, que tras sufrir el impune vaciamiento de la empresa editora, no bajaron los brazos. Luego de meses de lucha resurgieron con la cooperativa “Por más Tiempo” y con los mismos objetivos: uno, la defensa de los puestos de trabajo; otro, reafirmar el compromiso con el oficio, y así, honrar el contrato de lectura asumido hace seis años por la redacción y que ahora se redoblará -“dueños de nuestras palabras”- cada domingo en los kioscos y en pocos días a través de la página web.

Los trabajadores de Tiempo torcieron el destino manifiesto al que intentaron condenarlos un puñado de inescrupulosos. Que lo sepan: no pudieron.

Gracias a cada uno de los que acompañó y acompaña. A los compañeros de estos años que están acá sin ser por el momento parte de la cooperativa. Al respaldo genuino de otros trabajadores, como por ejemplo los queridos “canillitas”. Gracias, por tanta generosidad.

El camino asoma largo, empinado y tal vez pedregoso. No asusta. Será encarado con la fuerza de siempre. Ese es uno de los principales desafíos.

Con la frente alta y la palabra firme, sin lugar para olvidos, ni contagiados de indiferencia, acá estamos, acá seguimos: haciendo periodismo.

Volvimos.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

móvil:N