El oficialismo porteño aprobó este jueves la ley que habilitará la obra del «Parque Lineal» sobre un tramo de la avenida Honorio Pueyrredón, en el barrio de Caballito, pese al rechazo de agrupaciones vecinales que advirtieron sobre un futuro colapso del tránsito en la zona.

La iniciativa promovida por la gestión de Horacio Rodríguez Larreta obtuvo 32 votos positivos de Vamos Juntos y los aliados de la UCR y el Socialismo; mientras que se manifestaron en contra 18 legisladores de las bancadas del Frente de Todos, de la Izquierda y de Consenso Federal; y cuatro se abstuvieron desde el espacio de la Libertad Avanza, durante la sesión ordinaria.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La sanción permitirá que un tramo de ocho cuadras de la avenida Honorio Pueyrredón, vereda par, entre Neuquén y Gaona, se transforme en una «Calle de Convivencia», la cual tendrá prioridad para el paso peatonal por sobre el vehicular.

El cambio de normativa abrirá la posibilidad al Gobierno porteño de concretar la creación del «parque lineal, también llamado «corredor verde», una obra que proyectó el año pasado pero que fue frenada por la Justicia local, que hizo lugar a un amparo de vecinos de Caballito que denunciaron un incumplimiento del Ejecutivo en las instancias previas.

«Nos vamos decepcionados por los representantes que, evidentemente, no nos representan nada porque los vecinos tenemos miles de firmas en contra de esta obra», dijo a Télam Adrián Hernández, tras la sesión, y agregó que lo aprobado «nos va a traer un problema de tránsito más grande».

Para el vecino del barrio de Caballito, «es otra maniobra más del Gobierno porteño para llevar adelante esta obra inconsulta e ilegal, pero no vamos dejar de pelear para poder tener un Honorio más verde sin perjudicar a un montón de vecinos de la zona».

Durante el debate en el recinto, el legislador de Juntos por el Cambio Matías López consideró que la nueva designación para Honorio Pueyrredón representa «un instrumento para avanzar en usos más sustentables de la vía pública, armonizando la circulación de vehículos con los peatones».

Precisó también que, una vez que sea publicada la ley en el Boletín Oficial, la nueva «calle de convivencia» tendrá una velocidad máxima de 20 kilómetros por hora, no se podrá estacionar de ambas márgenes y estará restringida para la circulación de vehículos que superen las 4,6 toneladas.

Por su parte, Claudio Ferreño, presidente del bloque del Frente de Todos (FDT), afirmó que «estamos frente a una nueva trampa del Gobierno de la Ciudad y la mentira no para», en alusión al eslogan de la administración local «La transformación no para».

Sostuvo que «a nuestro juicio y al de la mayoría de vecinos, esta supuesta ´calle de convivencia´ solo va a traer complicaciones a los que viven y trabajan en esa zona e impactará fuertemente en desmedro de la calidad ambiental y en un colapso en la red vehicular», en tanto que evaluó que no será un espacio verde, sino «una superficie mayormente embaldosada».

Javier Andrade, del FDT, atribuyó la propuesta del Ejecutivo al «modelo de negocio inmobiliario de Mauricio Macri y Larreta porque el parque va a ser funcional para seguir avanzando con la construcción inmobiliaria dado que el 50% de las viviendas sobre Honorio tienen menos de tres niveles».

Juan Modarelli, también del FdT, rechazó «que gobiernen con la agenda de campaña de Larreta» y destacó que «se va a sumar un problema más a la Comuna 6 cuestión de tránsito ya que se va a generar caos en las calles del entorno».

El vicepresidente de la Legislatura y diputado de Juntos por el Cambio, Emmanuel Ferrario, dijo que «para nosotros es una ley relevante en lo que es la consolidación del espacio público de la Ciudad» y agregó que «ahora vamos a poder continuar con la obra».

Tras la sesión, en tanto, desde el grupo barrial que se opone al parque señalaron que «tenemos más claro que nunca quién está en contra del bien común de la ciudadanía» y apuntaron sobre los 32 legisladores que votaron a favor al calificarlos de «tristes escribanos del Poder Ejecutivo».

«Los recordaremos muy bien para nunca más legitimarlos con nuestro voto», afirmaron.