Sin proyecto a la vista para modificar las retenciones, las expresiones del presidente, Alberto Fernández, este viernes por la mañana, causaron inmediato revuelo en los bloques opositores de la Cámara de Diputados de la Nación, que debería ser la de origen debido a que tiene la potestad de la materia tributaria. De no contar con Juntos por el Cambio y el Interbloque Federal sería muy difícil para el oficialismo aprobar un proyecto de estas características. 

Fernández analizó la situación económica actual del país, en especial la disparada de los alimentos, y consideró: “El instrumento con el cual se desacoplan más fácilmente los precios internos del precio internacional son las retenciones”. En declaraciones radiales, el mandatario nacional pateó la pelota al Poder Legislativo. “Necesito que el Congreso entienda el problema y acompañe, llegado el caso, una decisión de esa naturaleza”, expresó.   

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El primero en expresarse por Juntos por el Cambio fue el radical Mario Negri, quien posteó en Twitter: “No vamos a votar la suba de retenciones ni de otro impuesto. El presidente confunde inflación con suba de algunos precios relativos. No se les cae una idea, sólo buscan aumentar la recaudación a costa del sector que más produce”. En la misma sintonía se expresó Cristian Ritondo, titular del bloque PRO.  

Desde el interbloque Federal, compuesto por diputados de tres provincias con alto porcentaje de producción agropecuaria, como son Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires, el primero en expresarse fue el líder del espacio, Alejandro “Topo” Rodríguez.  “El Congreso no aprobará ningún aumento de retenciones. La inflación es un problema serio, que (Mauricio) Macri y este gobierno tomaron livianamente. Si no cambian, van a seguir pulverizando la capacidad de compra del ingreso de la clase media y de los más humildes”, escribió en su twitter. 

Desde el bloque Córdoba Federal reiteraron su rechazo a una medida de ese tipo y remarcaron que “hay que decir basta a recetas que fracasaron”. A través de las redes sociales, desde el espacio señalaron: “El bloque Córdoba Federal rechaza de plano un nuevo aumento a las retenciones agropecuarias, tal como adelantó el presidente, Alberto Fernández, diciendo que las retenciones son el ‘instrumento con el que más fácilmente se desacoplan los precios internos de los internacionales’”. Sostuvieron que “hay que decir basta a recetas que ya fracasaron y dar vuelta la historia de un mal impuesto que comenzó ‘por única vez’ hace ya 20 años”. “Por eso, planteamos la baja gradual de las retenciones en el proyecto de ley que hemos presentado semanas atrás”. 

Resulta importante la postura de estos espacios políticos. Para empezar, el dictamen deberá pasar por la Comisión de Agricultura que estratégicamente tiene como presidente al diputado representante del Campo, Ricardo Buryaile, de la UCR de Formosa. La integración es pareja. Son 17 oficialistas contra 17 de Juntos por el Cambio. Desempata el schiarettista Carlos Gutiérrez, que inclina su balanza en contra de toda posibilidad de aumento de retenciones.  

De hecho, Buryaile apuntó contra Fernández: “¿Quiere que baje el precio del pan? Es muy fácil. El trigo incide un 10/12% en el precio final, los impuestos un 40%. Que le parece si los baja, aunque sea transitoriamente para bajar el precio. ¿Que incide más, el 12% o el 40%? Piénselo, no es tan difícil”.  En el Frente de Todos prefirieron permanecer en silencio frente a las declaraciones del presidente, pero sobre todo ante el pronunciamiento de su ministro de Agricultura, Julián Domínguez, quien en Córdoba sostuvo que “de ninguna manera se van aumentar las retenciones ni enviar un proyecto de ley”.