Pocas horas después de las 300 asambleas que realizaron las organizaciones sociales que forman parte de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), el presidente Alberto Fernández recibió en Casa Rosada a los representantes de distintos movimientos. La cita se concretó luego del anuncio de una protesta nacional para el próximo 20 de julio, resuelta este miércoles en los plenarios convocados en todo el país para instalar el reclamo por la implementación de un salario básico universal.

La reunión estaba fuera de agenda y se concretó luego de una jornada que estuvo protagonizada por dos reclamos: el lock out patronal impulsado por la Mesa de Enlace y las asambleas de la UTEP en distintos puntos del país para instalar la movilización del 20 de julio. La convocatoria contó con la adhesión del Polo Obrero, liderado por Eduardo Belliboni, que avanza en una articulación táctica con la CTA Autónoma y el Movimiento de Trabajadores Excluídos que lidera Juan Grabois.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En la reunión de este miércoles Belliboni no fue de la partida, pero estuvieron representantes del Movimiento Evita, Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa, y la Tupac Amaru. En representación de esos espacios participaron Esteban «Gringo» Castro, Ángel Adolfo Borello, Cristián Javier Romo, Alejandro Garfagnini, Beatriz Fleischman, María Mireyra Esteves, Laura Pugliese, Alejandro Abregú y Luciano Álvarez, además del diputado nacional del Frente de Todos y máximo dirigente de la CCC, Juan Carlos Alderete.

Foto: Presidencia

Según explicó Castro cuando salió de la reunión, «el encuentro fue muy positivo porque estuvimos hablando de la situación a partir de los allanamientos a los comedores, merenderos, casas particulares de compañeros y compañeras, tanto en Capital, 3 de Febrero, La Matanza y en Jujuy, todas en la misma semana», expresó detalló el secretario general de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP).

El salario básico universal, disputa de fondo

El encuentro se realizó a partir de las gestiones del secretario de Relaciones Parlamentarias, Fernando «Chino» Navarro, que no estuvo en la reunión. En su lugar estuvo Castro, que además de ser dirigente de la UTEP forma parte del Movimiento Evita, donde también está Navarro. Sin embargo la reunión sucede luego de una potente ofensiva para instalar el debate sobre el salario básico universal. Para instalarlas Grabois lanzó duras críticas contra Fernández y amagó con dejar el Frente de Todos.

«Ya no quiero hablar más con nadie que no tome una medida a favor del pueblo. Me la pasé hablando dos años y medio. Yo no voy a traicionar a nuestra gente, la voy a defender. Hoy el Gobierno no está defendiendo los intereses de los nuestros. Hicieron ese acuerdo chotísimo con el FMI y ¿ahora se lo quieren hacer pagar a los pobres? Conmigo no cuenten», sostuvo Grabois y luego dijo que «Fernández es un mal Presidente». A la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner también la señaló y consideró que «eligió mal» cuando definió al actual jefe del Estado como candidato.

«El presidente está en un termo con sus cinco amigos de la Capital Federal», dijo Grabois en una de las entrevistas que concedió en estas jornadas y aseguró que «el gobierno le está poniendo una alfombra roja a Patricia Bullrich, Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta para que lleguen a la Casa Rosada», agitó el abogado y dirigente social sobre las chances del oficialismo para competir en las presidenciales del año que viene.

Hacia el Jujuy de Morales

El gesto presidencial sucedió pocas horas después de la llegada a Jujuy de una misión integrada por dirigentes sociales, sindicales y políticos. Es la tercera de este tipo que viaja. En esta oportunidad está liderada por la diputada nacional Natalia Zaracho, que «relevará vulneraciones a los Derechos Humanos» en la provincia gobernada por Gerardo Morales, titular del Comité Nacional de la UCR. «Tal como ocurrió en dos ocasiones durante 2021, la Comisión de Solidaridad con los Pueblos en Defensa de los Derechos Humanos recogerá denuncias en el territorio, sistematizará los atropellos que sectores políticos y sociales sufren de manera orquestada desde el poder local y realizará acciones que permitan romper el cerco de una provincia donde al decir de algunos de sus dirigentes más valiosos, “no tiene estado de derecho”», detalló la UTEP mediante un comunicado difundido poco después del encuentro con el Presidente.

Esta nueva misión se explica por «un contexto político y social que se ha ido agravando en el último año, y del que ya han dado cuenta distintos sectores políticos y sociales». En ese escenario «el caso más grave y conocido es el del hostigamiento cruel contra la dirigente Milagro Sala, pero junto a ella son centenas los militantes judicializados, allanados, perseguidos y hostigados por el gobierno de Morales y sus brazos judiciales y policiales. Es por ello que la Comisión viene planteando la necesidad de intervenir el poder judicial provincial, entre otras medidas que podrían poner fin al gravísimo contexto de violencia institucional y supresión de derechos que padece el pueblo de Jujuy», indicó la UTEP en un comunicado.

Castro también explicó que los anuncios que hizo la ministra de Economía, Silvina Batakis, no alcanzan para mejorar la situación económica del sector y dijo que espera que los convoque a dialogar. «Nos tienen que llamar a discutir algunos de los temas vinculados a la economía popular. Hoy nos llamó el Presidente, es un primer diálogo», sostuvo Castro y opinó que los anuncios no son suficientes para abarcar los problemas de la economía popular, pero expresó: «No alcanza lo que dijo la ministra, nos tiene que llamar para discutir estos temas».

Lo que viene

Este jueves las organizaciones que integran el espacio Unidad Piquetera se movilizarán a Plaza de Mayo. Sus representates también estuvieron en la reunión con Fernández.

La movilización de los movimientos de izquierda no será la única que se concretará este jueves. La UTEP realizará una concentración de 10 a 18 para presentar la «Ley General de Tierra, Techo y Trabajo», que concentra los 16 proyectos de ley impulsados por los diputados y diputadas de los distintos movimientos sociales que tienen representación parlamentaria. Está desde la nueva Ley de Humedales, que buscará revertir cuatro intentos previos, el marco regulatorio de la pesca artesanal y la creación del salario básico universal, entre otros textos que forman parte de una estrategia parlamentaria hasta ahora muy poco conocida.