El 16 de enero del 2016 Milagro Sala participaba de un acampe frente a la Casa de Gobierno de Jujuy cuando fue detenida. Estuvo 33 días en esa plaza resistiendo a las primeras medidas del gobernador de la Alianza Cambiemos Gerardo Morales. El mismo ministro de Seguridad provincial, Ekel Mayer, participó del operativo de detención de la lideresa de la Tupac Amaru y diputada del Parlasur. El 8 de julio se cumplirán 2000 días de aquel momento y Milagro Sala sigue presa, Ekel Meyer es juez del Superior Tribunal de Justicia y las carpas vuelven a las plazas para reclamar por su libertad.

Durante la mañana y las primeras horas de la tarde, organizaciones sociales, barriales y gremiales armaron el acampe en Plaza de Mayo que durará hasta el 9 de julio. Las estructuras blancas se levantan frente a la Casa Rosada como un reclamo persistente al gobierno de Alberto Fernández a cinco años de la detención arbitraria de Milagro Sala. “Parecería que no alcanza el voto popular para que se termine con el lawfare en Argentina”, denunció Coco Garfagnini, coordinador nacional de la Tupac Amaru.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Foto: Diego Martinez

@ildieco_diegomartinezph

Mientras trabaja en el armado de la carpa central, Garfagnini habla con Tiempo Argentino. De fondo se escucha la radio abierta ‘Voces Libres del Acampe’. “Los 2000 días de Milagro presa significa una herida absurda para nuestra fuerza política, pero sobretodo para la democracia. Definir a Milagro como la define todo el sistema interamericano de Derechos Humanos, el presidente y medio gabinete, que es una presa arbitraria, y que a cinco años siga detenida es una cosa que no tiene ningún tipo de explicación lógica. Parecería que no alcanza con el 48% del voto popular que nos dio nuestro pueblo en las urnas. Su liberación era una de las propuestas que tuvimos como espacio político para llegar al gobierno”, se quejó.

“Creo que el Gobierno Nacional tiene suficiente poder para resolver este problema, pero no tengo respuesta para saber por qué no lo hace. Menos respuesta tengo cuando caracteriza que es intolerable que Milagro siga detenida. Me parece que nuestro gobierno es un equipo que juega muy bien, que tiene un juego muy bonito, toca en el medio, pero no hace los goles. Entonces acá está la militancia. El Gobierno tiene que interpretar este acampe y este debate militante que vamos a desarrollar como una oportunidad para volver a conectar con esa militancia, empujandonos juntos para hacer los goles”, agregó Garfagnini.

Durante cuatro días se realizarán paneles, muestras fotográficas, cine debate y otras actividades. También habrá expresiones artísticas como canciones y lecturas de poemas y cartas para la referente de la Tupac Amaru que cumple con prisión domiciliaria en su casa del barrio de Cuyaya en San Salvador de Jujuy. El viernes será el cierre con una “Jornada por la Independencia” en la que se hará una misa interreligiosa y a las 14 horas una marcha y lectura de una proclama realizada junto al Grupo de Curas de Opción por los Pobres y representantes de otros credos.

Foto: Diego Martinez

@ildieco_diegomartinezph

“Si no hacemos los goles y mantenemos la arbitrariedad, los sectores más concentrados de este país van a seguir poniendo la aspiradora a full y van a seguir concentrando la riqueza y esto se va a expresar el 9 de julio en San Nicolás. No les alcanza con que la mitad de nuestra patria sea pobre, no les alcanza, quieren más y más. Y la única forma de frenar eso es con carácter y poniendo en valor a la base social que te llevó al Gobierno y a la militancia que luchó tanto para que vos seas gobierno. Eso hay que ponerlo en valor. No hay que gobernar solo. Hay que gobernar con la fuerza política y con la militancia que luchó tanto para derrotar al neoliberalismo”, comentó Garfagnini, en referencia a la movilización ruralista en contra de la administración de Alberto Fernández  de la que participará también la Mesa de Enlace.

“Lo que nos queda a nosotros es volver a encontrarnos, a debatir, a discutir, volver a construir ese poder producto de la articulación de todos los sectores militantes cuando enfrentamos al macrismo. Intentamos que ese poder que estamos construyendo con nuestra militancia, con la base social que nos votó, quizás genere una sinapsis, una comunión con las políticas de Estado de nuestro gobierno, que nos permita tener la fortaleza para hacer lo que tenemos que hacer que es cesar con la arbitrariedad de una presa política como Milagro en Jujuy. Y volver a reestablecer la democracia plena porque no existe la democracia plena si tenemos esta arbitrariedad”, agregó el dirigente de la Túpac.