El presidente Alberto Fernández sostuvo que la convocatoria realizada por algunos sectores de la oposición para el lunes en contra de las medidas implementadas por el Gobierno nacional para combatir el coronavirus “es una invitación al contagio”.

“Ahí los tienen a los anticuarentena que aparecen muertos y otros enfermos por esas marchas”, dijo el mandatario en declaraciones a radio La Red y sostuvo que el control de la seguridad en esas manifestaciones “es responsabilidad de la Ciudad de Buenos Aires y de las distintas provincias”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Que es una invitación al contagio no cabe ninguna duda, ahí tienen a los anticuarentenistas que ahora aparecen en televisión algunos muertos y otros enfermos por esas marchas”, lamentó el jefe de Estado.

En ese marco, diferenció que “el control de la seguridad de ese tipo de cosas en la Ciudad es responsabilidad de la Ciudad de Buenos Aires; y en cada lugar, es responsabilidad de las provincias”.

“El Gobierno federal no tiene efectivos para controlar eso, la Policía Federal ha pasado a la ciudad hace muchos años, así que son ellos los que se tienen que hacer cargo”, recordó. 

Agregó: “Yo escuché decir a Rodríguez Larreta (el jefe de Gobierno porteño, Horacio), que no era una convocatoria partidaria, y que los que quieran ir, que tengan en cuenta los riesgos que están corriendo, pero además de decir, los riesgos que están corriendo”

“Sería muy bueno que así como fueron de cuidadosos en la marcha de Santiago Maldonado de cuidar que la gente no se contagie, sería muy bueno que hagan eso con todas las marchas”, finalizó el presidente.

“La cuarentena supone que todo el mundo esté aislado en un lugar sin poder salir y la verdad que hace muchos meses se ha ido abriendo la actividad económica y la circulación de la gente es sostenida y eso explica el crecimiento de los contagios. No hay otra explicación”, dijo el presidente en declaraciones a radio La Red.

También cuestionó a “una minoría, una suerte de terraplanistas que hacen mucho ruido y los medios (de comunicación) presentan como actores de grandes jornadas patrióticas” y destacó que el gobierno nacional cuenta con el apoyo de “un número muy importante de gente que nos acompaña y nos entiende” en las medidas adoptadas para mitigar el coronavirus. “Sólo buscan confundir a la gente”.

El presidente destacó que durante los meses que lleva el aislamiento social por la pandemia de coronavirus “el mayor esfuerzo fue ayudar a los más necesitados” y, en ese sentido, remarcó que “no hubo un solo saqueo, una sola reacción social. Hoy el alimento llega a todos. A unas nueve millones de personas fuera del sistema. El Estado se acordó de ellas. No sé si estamos comunicado bien o mal, pero la realidad es esa y está muy minimizada en el discurso de algunos medios y sectores altos”.

También se refirió a la producción de la vacuna contra coronavirus. “Es falso decir que el Estado no interviene. El acuerdo es con los gobiernos de Argentina y México. Debe ser un orgullo nuestro; no de Alberto Fernández, sino que lo es de toda la Argentina”.

Entre otros temas, habló de su relación con el ministro de Economía, Martín Guzmán, “somos un equipo que funciona perfectamente” y destacó que mantiene “la más perfecta sintonía” con el funcionario. “Tuve que soportar operaciones en diarios argentinos diciendo que estaba para irse. Algunos diarios terminan defendiendo los mismos intereses que los bonistas”, dijo el mandatario.

Por ultimo se refirió a la situación de la justicia, “hay una oposición muy carente de ideas que lo único que sabe hacer es denuncias y denuncias” y cuestionó el hecho de que ahora se nieguen a debatir proyectos como la reforma judicial en el Congreso a través de sesiones remotas.

“Hicieron marchas reclamando que el Congreso sesione y ahora dicen que no se puede sesionar así. ¿Qué hacemos entonces?”, se preguntó el mandatario en declaraciones a radio La Red, en las que agregó que “es necesario aprobar la reforma judicial” porque “no nos podemos hacer los distraidos sobre las cosas que ocurrieron con los jueces en la época de Mauricio Macri”.