El presidente Alberto Fernández brindó este martes una entrevista en el medio El País de España. En la misma afirmó que el debate con Cristina Fernández de Kirchner no lo preocupa, aunque afirmó que la vicepresidenta tiene «una visión parcial, absolutamente económica» respecto a las tarifas. Además, vinculó al gobierno de Mauricio Macri con la situación social del presente.

Preguntado por los motivos de la gira, explicó que Argentina tiene un excedente de gas no convencional en Vaca Muerta y «estamos desarrollando un proyecto de licuefacción para exportar, y España tiene el 30% de las regasificadoras de Europa».

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Respecto del conflicto en Ucrania y sus consecuencias en todo el mundo, aseguró que «en pandemia perdieron su vida más de seis millones de personas, es éticamente imperdonable entrar ahora en una guerra». Aseguró que la visita a Rusia y su entrevista con Vladimir Putin tuvo que ver con la posibilidad de inversiones. «Somos firmes defensores del multilateralismo», puntualizó.

El periodista español Carlos Cué interrogó de forma extensa a Fernández acerca de la interna en el Frente de Todos y la relación con CFK. «Con todo respeto, durante la entrevista me invitó a subirme a un ring a pelearme con Cristina, pero ella no es mi enemiga, mi enemigo es Macri. Y a quien tengo que pelear si quiero una Argentina más junta es a Macri, no entre nosotros», definió el mandatario.

Sin embargo, marcó diferencias con la vice: «Argentina tiene que ponerse a mirar el futuro y dejar de discutir el pasado (…) Creo que [la de Cristina] es una mirada parcial, absolutamente económica, que desatiende todo los que nos tocó pasar en el medio. Vivimos una pandemia, una tragedia que la humanidad vive muy de tanto en tanto», puntualizó al momento de responder sobre los desacuerdos en materia de tarifas.

«Ella representa en la historia algo significativo, y en el presente es líder de un espacio importante. Pero hay cosas en las que no comparto su mirada», aseguró Fernández, para luego argumentar que «el presidente de la nación es quien manda en Argentina. Desde 2019 decían que yo sería un títere de ella. Pero la verdad es que yo tomo las decisiones».

En cuanto a la cuestión económica, el presidente refirió que «el déficit fiscal es malo y tenemos que bajarlo. El tema es cómo. Podemos bajarlo del modo que el FMI quiere, con un ajuste brutal, o como elegimos nosotros, paulatinamente». Respecto del acuerdo con el organismo de crédito, lo justificó en que «cada tanto los liberales y la derecha vuelven a ganar el Gobierno y vuelven a generarnos un montón de problemas. El gobierno de Mauricio Macri se endeudó de un modo absolutamente irresponsable», definió, para definir que que «el daño que hizo Macri a la Argentina es incalculable».

Consultado por el crecimiento del libertario Javier Milei, afirmó que «es una suerte de anarquía de derecha, la nueva versión del liberalismo más cruel. Dice negar el Estado, pero lo que hace es sostener el statu quo de los poderosos».

«Yo no estoy pensando en 2023. Estoy pensando en qué puedo hacer para que esta guerra se termine», cerró Alberto Fernández sobre el final de la entrevista.