Alberto Fernández dijo que tiene “bastante avanzado” la renovación del gabinete luego de la derrota en las PASO del 12 de septiembre, las renuncias presentadas por varios de los ministros nacionales y las tensiones tras la publicación de la carta de la vicepresidenta Cristina Kirchner. Así lo aseguró este viernes por la mañana en una charla con el periodista Roberto Navarro en El Destape Radio. El presidente afirmó que los cambios que prevé tendrán “una fuerte impronta peronista” y sorprendió al afirmar que no habrá incorporaciones del riñón cristinista. Aunque sorprendió al afirmar que es muy posible que el ministro del Interior, Eduardo “Wado” De Pedro, mantenga su lugar. 

El nuevo gabinete lo decidirá Alberto Fernández, pero tendrá el respaldo de la vicepresidenta y de Segio Massa, quien cumple por estas horas con el rol de mediador. “Ya lo tengo bastante avanzado”, afirmó Fernández, quien sostuvo que con las nuevas designaciones conseguirá “ordenar el gabinete y terminar con esta discusión”. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Las declaraciones llegan después de varios días de encuentros y desencuentros en el seno de la coalición gobernante y de versiones de renuncias fogoneadas por los medios, que luego fueron desmentidas a medias. Los cambios que Fernández anuncia serán los primeros tras la derrota electoral del Frente de Todos en PASO del domingo pasado. Será además el primer movimiento político para relanzar la campaña de cara a las elecciones generales del 14 de noviembre. 

“El problema del gasto es la restricción externa como lo revela el informe de Emanuel Agis de hoy”, afirmó el mandatario sobre el trabajo que desgranó el ex viceministro de Economía, en relación a uno de los principales reclamos que la vicepresidenta Cristina Fernández realizó en su carta pública conocida este jueves a través de sus redes sociales.

En relación a las nuevas designaciones dentro del gabinete nacional, todas las fuentes coinciden en que el actual presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, ocupará un lugar importante en el nuevo equipo, pero que su ingreso se concretaría recién después de las elecciones de noviembre. Otros de los nombres que circulan como candidatos a sumarse al nuevo equipo no hablan precisamente de una renovación política, sino de una retracción a viejos nombres conocidos. Entre ellos, los que más suenan son los del actual embajador en Brasil, Daniel Scioli, o el del ex titular de la cámara baja, Julián Domínguez. Sin embargo, el presidente aún no ofreció ningún detalle que permita adelantar ninguna de las nuevas designaciones.